Estudio

Las familias de Madrid y Extremadura, las que más trabajo encuentran

Las elevadas diferencias regionales en materia laboral siguen siguen siendo muy importantes. Sin bien en los últimos años las regiones con mayores dificultades en sus mercados de trabajo han ido mejorando su situación.

Un estudio elaborado por la Caixa de Catalunya sobre el mercado de trabajo entre 1994 y 2001 refleja que, con la excepción de Madrid -que encabeza el crecimiento de personas ocupadas por familia-, las regiones donde tradicionalmente ha sido más difícil encontrar empleo son aquellas donde más ha mejorado la situación laboral dentro de la familia.

Entre 1994 y 2001 el número de personas ocupadas por cada hogar ha aumentado un 14,2% de media en toda España. Pero esta media la superan con creces las comunidades más pobres como son Extremadura, donde esta ratio ha crecido un 20,6%; Andalucía, que registra un aumento del 18,4%; Aragón, un 17,4%, o Castilla-La Mancha, donde aumentó un 16,5%. Aunque es Madrid la que encabeza este ranking con un incremento del 25,7%.

Por debajo de la media española se encuentran las regiones más ricas: Baleares, País Vasco, Navarra o Cataluña. Algo lógico, por otra parte, ya que tenían un potencial menor de crecimiento del empleo, dado que su mercado laboral ya estaba más desarrollado hace siete años. En este estudio, también se observa que uno de los factores que más protege a las familias frente a eventuales crisis económicas es tener a todos sus miembros activos trabajando. A tenor de esta afirmación las comunidades de Canarias y Baleares son las que mejor han evolucionado en los últimos siete años, ya que son las regiones donde más ha crecido el número de hogares con todos sus miembros ocupados.

Por el contrario, Galicia se muestra como el mercado laboral más estable durante todos estos años, ya que el número de familias con todos sus miembros trabajando sólo ha aumentado un 1,4%. Igualmente, la ratio de personas ocupadas por hogar también ha avanzado sólo un 1,9%, el menor porcentaje que toda España.

En cuanto a la situación de los hogares con todos los miembros en paro, el estudio de la caja concluye que las diferencias entre comunidades que se observan en este terreno ponen de manifiesto la baja movilidad laboral entre regiones. La situación en este terreno ha mejorado notablemente. En 1994, el 8,7% de las familias españolas tenían a todos sus miembros en paro frente al 3,8% de 2001.

Los mayores avances se detectaron en Andalucía, donde pasaron del 15% al 7%; Canarias, del 10,9% al 4,8%, y Extremadura, donde bajó del 12,5% al 6,8%.