Presupuestos 2004

La rebaja selectiva de cuotas abarata casi un punto las cotizaciones sociales

La patronal reivindica un año más que el Gobierno rebaje en 2004 de forma generalizada las cotizaciones sociales. Pero el Ejecutivo planea mantener la actual política de rebajas selectivas de cuotas. Esta política ha supuesto en la práctica una rebaja equivalente a casi un punto de las cotizaciones (1.831,80 millones de euros en 2002). CC OO reclama que cesen las rebajas fiscales y UGT pide que se tolere cierto déficit público.

Patronal y sindicatos han trasladado ya sus particulares cartas a los Reyes Magos ante la próxima elaboración de los Presupuestos Generales del Estado de 2004.

Los empresarios han vuelto a hacer cuentas y creen que a la Seguridad Social le sobra dinero en varios frentes, por lo que exigen al Gobierno que cumpla el Acuerdo de Pensiones de 2001, en el que existía el compromiso de destinar parte del excedente del sistema a rebajar las cotizaciones sociales.

Según las cuentas oficiales que maneja la patronal, la Seguridad Social tuvo en 2002 un superávit de alrededor de 6.800 millones de euros (el 0,98% del PIB); el Inem arrojó un excedente de 2.549 millones de euros (717,8 si se descuentan las bonificaciones de las cotizaciones a los empresarios); mientras que el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) cuenta con otro excedente de 1.750,91 millones de euros, lo que supone 7,95 veces la cuantía del gasto liquidado en prestaciones del Fogasa en 2002 (220 millones).

Los empresarios argumentan, por tanto, que hay dinero para acometer una rebaja generalizada de cuotas. Sin embargo, Gobierno se muestra férreo en su negativa a abaratar todas las cuotas y prefiere seguir manteniendo en 2004 la rebaja selectiva a aquellos empresarios que contraten de forma indefinida a determinados colectivos como mujeres, mayores o discapacitados.

De hecho, la cuantía que se destina cada año desde 1998 a esta rebaja selectiva (1.831,80 millones de euros en 2002) equivale prácticamente a una rebaja de un punto de cotizaciones por contingencias comunes para todos los empresarios, que supone alrededor de 2.200 millones de euros. Por su parte, UGT tiene claro que para los Presupuestos de 2004 el Gobierno debería relajarse en su objetivo de mantener el equilibrio presupuestario. La central cree que es 'irracional' mantener el déficit cero ante los déficit de inversión en tecnología, en formación de los trabajadores y los desempleados y en educación que denuncia el sindicato.

Por ello propone que se aumente la inversión pública más de lo previsto, 'aceptando para ello un cierto nivel de déficit público'.

El caballo de batalla de Comisiones Obreras a la hora de elaborar las cuentas para 2004 es, entre otras cosas, la necesidad de frenar las sucesivas rebajas fiscales.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro ya ha anunciado un nuevo recorte del IRPF para el próximo ejercicio.

Este sindicato asegura que la actual política fiscal 'es insuficiente en volumen para solventar o, como mínimo, mejorar las deficiencias de la economía española' y añaden que, además de injusta, 'no es soportable a medio plazo'.