Coyuntura

El FMI alerta sobre el alto nivel del déficit estadounidense

El consejo ejecutivo del FMI ha expresado su "preocupación de que el empeoramiento de la posición fiscal a largo plazo, incluyendo como resultado de los recientes recortes de impuestos, hará incluso más difícil responder al envejecimiento de la generación de posguerra". Además, prevé que la necesidad de financiar la creciente deuda de EE UU elevará los tipos de interés y, en consecuencia, disminuirá la inversión, con lo que se limitará el crecimiento de la productividad.

"Para alcanzar el potencial total de la economía, se necesitan acciones firmes en los próximos años para restablecer la posición fiscal fuerte de EE UU", indica el organismo en un documento en el que revisa la economía de este país. La primera potencia mundial registró un superávit del 2,5% del Producto Interno Bruto (PIB) en el año fiscal 2000 (que terminó en septiembre), pero el erario público probablemente terminará el año fiscal 2003 con un agujero de más del 4%, según el FMI.

El Fondo recomendó a las autoridades estadounidenses que se pongan como objetivo el equilibrio de las cuentas del estado, excluyendo la Seguridad Social, dentro de cinco o diez años. Para ello, indican, será preciso reducir el crecimiento del gasto público y "revisar cuidadosamente las prioridades impositivas", de acuerdo con la agencia multilateral. Algunos de los miembros del consejo sugirieron un aumento de los impuestos que tasan el uso de la energía, lo que llenaría un poco más el tesoro público y reduciría la contaminación.

Poca transperencia fiscal

El FMI critica a la Casa Blanca por la reducción de la transparencia fiscal en los últimos años, en particular con el uso de fechas límite para el fin de las bajadas de impuestos y "la omisión de algunos costos significativos de las recientes proyecciones presupuestarias". La agencia llama también la atención sobre el sistema de Medicare, el servicio de salud para los ancianos, que se enfrenta a una situación financiera "particularmente difícil".

A pesar de estas críticas, el FMI cree que las perspectivas de crecimiento de la economía estadounidense a largo plazo son firmes. No obstante, a corto plazo existen todavía muchos interrogantes, ya que la recuperación económica ha sido "desigual" hasta ahora y continúan existiendo "riesgos", según la agencia multilateral. "Estos riesgos reflejan la incertidumbre sobre la fuerza de la inversión empresarial, sobre el apoyo que se puede esperar del contexto mundial y si se han realizado o no todos los ajustes derivados del fin del boom de los precios de las acciones", señala. Aún así, el FMI prevé que el PIB estadounidense crezca un 2,25% en 2003 y un 3,50% en 2004.