Ofimática

Los equipos multifunción frenan las ventas de 400.000 impresoras de tinta

Unas 400.000 unidades de impresoras de chorro de tinta y un 10% de los faxes monopuestos que se venden en el mundo van a ser canibalizados este año por equipos multifunción, según la compañía japonesa Brother. Esta firma, que lleva seis años en España y que ocupa el primer y segundo puesto en Europa como fabricante de fax y de impresoras, respectivamente, explica que los equipos multifunción crecieron el pasado año un 102% en el mercado nacional. Las previsiones para este año son aún mayores.

Esta evolución del mercado -en la que los equipos multifunción (aquellos que reúnen bajo una misma carcasa escáner, impresora y fax a la vez) están absorbiendo la demanda de muchos sectores tradicionales de fax y ahora de impresoras de inyección de tinta- ha hecho que la compañía nipona cambiara radicalmente su aproximación al mercado hace dos o tres años y lanzara este tipo de máquinas de todo en uno. Incluso se ha marcado un objetivo: alcanzar una cuota de mercado del 25% en todos los países en los que opera en los próximos dos años, y compitiendo con empresas como HP o Epson, entre otras.

Naotaka Furuta, consejero delegado de Brother Iberia, explica que su compañía tiene ventajas: 'Somos una de las pocas que tiene las tres tecnologías clave que conforman este segmento de mercado. HP no tiene tecnología de comunicaciones y Epson no tiene tecnología láser'. Pese a ello, Furuta reconoce la existencia de cinco jugadores importantes en el mercado de multifuncionales: HP, Epson, Canon, Lexmark y su firma.

Otra carta a favor de Brother, según el directivo, es que siempre han estado orientados al mercado empresarial 'y conocemos muy bien sus necesidades'. Sin embargo, si hay un punto donde el máximo responsable de la compañía pone especial énfasis, es un componente esencial en este tipo de máquinas: el llamado coste de propiedad. 'Ahí destacamos especialmente'.

'La oferta de impresoras muy baratas gana mucho mercado inicialmente, pero a la larga provoca grandes insatisfacciones', dice Furuta

Furuta recuerda que estos equipos tienen consumibles que se gastan, que hay que reponer y mantener, que es necesario cambiar piezas... y la suma de todo ello a lo largo de la vida de la máquina da el coste final de propiedad. 'En este punto, somos la mejor oferta del mercado', apunta.

El consejero delegado de Brother aclara que, aunque hay empresas competidoras que están sacando multifunción de tinta domésticas por 99 euros, éstas tienen un coste medio por página impresa de 32 céntimos de euro. 'El coste de nuestra máquina equivalente por página impresa es de 18 céntimos de euro. Es prácticamente la mitad. Y si uno extiende el cálculo a todas las páginas que va a imprimir un usuario a lo largo de la vida útil del producto (unos 10.000), nos salen unos 3.200 euros de coste en una máquina que hemos pagado 99, frente a los 1.800 euros de coste por una máquina nuestra que cuesta 249 euros. La diferencia final es de 1.500-1600 euros a nuestro favor'.

Furuta asegura que el fenómeno es parecido al que ha pasado en el mundo de los coches, con los automóviles de gasolina y gasóleo, 'aunque la analogía no es del todo correcta, porque el impacto del consumible dentro del coste total de propiedad de estos equipos es mucho más alto que la gasolina en el coche.'

Estrategia a futuro

La diferencia entre la estrategia de negocio de Brother y algunos de sus competidores, apunta Furuta, está en que 'la de ellos es a corto plazo; la nuestra, a largo plazo. La primera puede abrir mucho mercado inicialmente, pero provoca grandes insatisfacciones'.

Brother, que facturó el pasado año en España 31 millones de euros (un 33% más que en 2001), comercializa sus productos a través de 2.000 distribuidores y su previsión para este año es alcanzar los 40 millones. Para ello, la firma ha abierto una oficina en Portugal (Lisboa) y ha ampliado sus áreas de negocio, creando dos equipos de trabajo para coordinar y apoyar a sus socios en los negocios de Administración pública y grandes cuentas. Recientemente, uno de sus socios vendió varios cientos de faxes a La Caixa.

Otro negocio donde Brother ha hecho una apuesta de futuro es la impresión móvil. 'Tenemos una impresora de bolsillo que pesa 300 gramos y la estamos comercializando para proyectos concretos', apunta Furuta. 'Este mercado explotará cuando la telefonía móvil sea capaz de ofrecer mucho más valor con las nuevas aplicaciones de datos que están empezando a desarrollarse y comercializarse'.