En portada

La voz se aprovecha de Internet

La telefonía IP, que trata la voz como si fuera un dato más y elimina las tarifas variables, atrae a las empresas por sus ahorros de costes

El Ministerio de Justicia español asegura que está ahorrando un 20% de su gasto anual en comunicaciones de voz. Y en el Lloyd, el banco británico, afirman que esperan recortar cuatro millones de libras de sus facturas de comunicaciones en los próximos cuatro años. ¿Qué ha ocurrido?, ¿han decidido ambas instituciones limitar el tiempo que hablan por teléfono sus empleados? Nada más lejos de la realidad. La respuesta está en la denominada Telefonía IP, un nombre un tanto estrambótico para profanos en tecnología, pero que consiste básicamente en tratar a la voz como si fuera un dato más, es decir, en paquetes. Además, que ésta viaje por la misma red que los datos.

Las ventajas de esta tecnología, que ya es responsable del 20% total de los ingresos de Alcatel en el primer trimestre de este año, son múltiples. Para empezar, el precio. Las llamadas tienen un coste fijo. 'A una empresa que esté en Madrid le cuesta igual hablar con otra oficina que tenga en la misma ciudad que con una delegación en Barcelona o una filial en Argentina', explica Jacinto Cavestany, responsable del área de servicio a clientes para el sur de Europa de BT. Este operador, que acaba de lanzar en España un servicio de telefonía IP a través de su red pública, asegura que los ahorros en llamadas dependen del perfil de tráfico de cada compañía, 'pero en la parte variable son muy importantes. Hay casos en que pueden reducirse hasta el 40%', matiza.

El ahorro de costes se produce también porque con esta telefonía las empresas sólo necesitan un cableado, una sola red con un único punto de administración, lo que reduce considerablemente los gastos de mantenimiento. Pero los beneficios de la telefonía IP y de los teléfonos IP (que utilizan el estándar que permite a los ordenadores comunicarse a través de una red) no se reducen a una cuestión de costes. Comparar esta nueva telefonía con la tradicional equivale a comparar un PC y una máquina de escribir. 'Tanto uno como otro son capaces de procesar palabras, pero este procesamiento de texto es todo lo que puede hacer la máquina de escribir, mientras el PC incrementa la productividad de forma exponencial, mejora la atención al cliente y distribuye conocimiento en toda la empresa', cuentan desde Cisco.

'Cuando la voz es un dato, el negocio tradicional basado en distancia y tiempo se rompe'

Juan Blanco, director de desarrollo de negocio de esta compañía en España puede utilizar cualquier teléfono de su empresa en las oficinas de Madrid, teclear una clave y convertir ese teléfono en el suyo. 'Lo consigo en 10 minutos e igual cuando voy a casa. Transformo el terminal doméstico en el de la oficina', explica. Sin duda, esta portabilidad de las extensiones telefónicas aporta una gran flexibilidad al trabajador y ahorro a las empresas.

Se calcula que los traslados de puestos de trabajo cuestan a una organización entre 75 y 135 euros cada uno. Los teléfonos IP que ofrecen esta movilidad permiten a las organizaciones reducir considerablemente este gasto fijo. 'Por ejemplo, una empresa típica con 2.000 trabajadores que realice 500 traslados al año a un coste medio de 105 euros cada uno ahorrará más de 52.000 euros al año', apuntan en Cisco.

Pero las ventajas más llamativas -o al menos las que más promesas plantean, según cuentan los proveedores y los operadores- vendrán dadas por los nuevos servicios y aplicaciones, más sencillos de implantar en una red convergente que en tres redes separadas (una para voz, otra para datos y una tercera para vídeo, lo habitual hoy en día).

'La telefonía IP es el motor para las aplicaciones', dice Isabel Alonso, responsable de desarrollo de negocio de aplicaciones de Alcatel. Y un buen ejemplo es la mensajería unificada, que ofrece a los usuarios la capacidad de acceder y responder de modo inmediato a los mensajes de voz, fax y correo electrónico, desde cualquier teléfono o PC.

La mensajería unificada no es nueva, existe desde hace más de cinco años, pero hasta ahora su implantación no se ha extendido mucho, en gran medida por el coste y el tiempo necesario para su integración dentro de redes separadas que existen en las empresas, lo que anulaba sus beneficios. Un estudio de The Radicati Group calcula que genera de 25 a 40 minutos de productividad adicional por empleado por día.

La telefonía IP se está imponiendo silenciosamente, impulsada por las grandes empresas que empiezan a descubrir sus beneficios. 'En Cisco estamos suministrando alrededor de 100.000 teléfonos IP al mes y ya tenemos instalados 2,5 millones de estos terminales en el mundo. En España, la cifra ronda los 100.000 teléfonos', explica Juan Blanco, de Cisco, compañía cuyo volumen de negocio asociado a esta nueva telefonía ha crecido en España un 350%. A nivel mundial, y en los dos últimos años, el incremento ha sido del 400%.

En este sentido, BT prevé que el 30% de las 1.000 mayores empresas españolas tendrá servicios plenos de telefonía IP en un plazo de tres a cinco años. Pero no sólo el operador británico o Cisco creen que esta convergencia es inevitable, igual lo ven otros fabricantes de equipos de red como Nortel, Avaya, Alcaltel o Lucent, y teleoperadoras como Comunitel, Auna o Telefónica.

Muchas de estas empresas están compitiendo por ganar el concurso que el SCH ha hecho público para construir la futura red de comunicaciones de sus nuevas instalaciones en Boadilla del Monte (Madrid). La infraestructura será una red pura IP, con unos 8.000 teléfonos. El responsable de este proyecto del SCH viajó hace unas semanas a Londres para ver in situ la experiencia del Lloyd.

Blanco asegura que existe un claro consenso del mercado sobre que el futuro de la telefonía es IP. 'La cuestión es cuándo, porque las operadoras incumbentes como Telefónica en España basan su modelo de negocio en el tiempo y la distancia. Cuánto más tiempo hablas y más lejos está tu interlocutor, más te cobran. Pero, cuando la voz es un dato, ese modelo de negocio se rompe'.

Según señala Arturo Pradana, director de marketing y desarrollo de negocio de Nortel, 'Telefónica no quiere canibalizar su negocio de telefonía tradicional, pero tampoco está dispuesto a dejarse comer terreno, por eso sólo ofrecen telefonía IP cuando los clientes se lo solicitan'. José Rocillo, director general de Empresas de Telefónica de España, explica que su compañía 'lo vende cuando está bien justificado y el cliente lo quiere. Esta oferta está incluida en nuestra cartera de productos, pero lógicamente los operadores incumbentes tenemos que medir muy bien los timing, cosa que no tienen que hacer los operadores entrantes como BT, porque ellos no cuentan aquí con una red analógica'.

Rocillo asegura que todas las centralitas que ofrecen son híbridas (soportan la tecnología tradicional y la IP), pero reconoce que 'las inversiones se han decantado en Telefónica hacia las tecnologías IP y así se lo estamos diciendo a los clientes. De nuestro catálago ya no va a salir nada que no sea IP'.

Según algunas personas de la industria, operadoras como Telefónica o Auna 'están reaccionando por la competencia, porque están perdiendo contratos importantes, como le ha pasado recientemente a Telefónica con el Ministerio de Administraciones Públicas en favor de BT', dicen. Otra fuente apunta que tanto la operadora presidida por César Alierta como Auna son conscientes de que el mercado les está pidiendo IP. 'Se están preparando y prevén lanzar proactivamente algunos servicios de telefonía IP para el último trimestre del año. Van a pasar de una fase oportunista a otra más estratégica'.

Blanco asegura que en Cisco pensaban que la transición de una tecnología a la otra iba a ser más lenta, pero está ocurriendo muy deprisa. Otro colega, Philippe Diez, director de desarrollo de negocio para grandes empresas de Alcatel, recuerda que 'antes los clientes solían realizar pruebas piloto con 10 teléfonos IP en un rincón escondido de sus organizaciones, pero hoy están considerando IP como una tecnología importante para realizar desarrollos a gran escala'.

Alcatel, Nortel, Avaya o Cisco tienen preparadas soluciones para ofertárselas a sus clientes y permitirles hacer una migración pausada. 'Disponemos de centralitas híbridas y productos puros IP, porque muchas empresas no quieren tirar por la borda inversiones anteriores y quieren ir pasando poco a poco hacia la telefonía IP', apunta Arturo Pradana, de Nortel, quien reconoce que en su compañía aún pesan más los ingresos por el negocio tradicional 'un 70% frente a un 30%'.

Aunque algunas de estas firmas dicen no tener planes para discontinuar la fabricación de centralitas tradicionales, la consultora Gartner asegura que es muy probable que en 2007 estos fabricantes hayan dejado de desarrollar soluciones sobre ellas y anunciarán su intención de no continuar con el soporte de las mismas en el plazo de cinco años.

No es necesario 'tirar' inversiones del pasado

Danone, Banco Popular, Caja Madrid, Red Eléctrica Española, Iberdrola, Sol Meliá... son algunas empresas seducidas por las ventajas de la telefonía IP. Ha sido después de que esta tecnología madurara, eliminando los problemas de retardos, que hacían que las conversaciones se oyeran a veces con eco. A continuación se detalla algún consejo y aplicaciones novedosas:

Dimensionar bien la red. Muchas instalaciones de telefonía IP han sufrido fallos por no estar la red bien dimensionada para soportar la voz. æpermil;sta consume ancho de banda y, si una compañía tiene una red preparada para datos y ya funcionando al 80%-90%, debe modificar su capacidad si quiere añadir la voz.

Migrar poco a poco. Para aprovechar las ventajas de la telefonía IP no es necesario tirar todas las inversiones que una empresa ha hecho en su infraestructura de comunicaciones anterior. Hay soluciones que permiten mantener un ambiente híbrido, aunque distintos eventos (construcción de una nueva oficina o necesidad de actualizar la red de datos ya existente) pueden acelerar la evaluación de esta tecnología.

Soluciones de vídeo. Ya existen en el mercado más de un centenar de empresas desarrollando aplicaciones asociadas a la telefonía IP. Una de las más interesantes es la videoconferencia. Existe desde hace años, pero no ha conseguido una adopción a gran escala debido al coste de tener que adquirir y mantener una red totalmente separada para la gestión de vídeo. Ahora con la nueva telefonía es posible llevar la potencia de la videoconferencia a manos de todos los empleados de una compañía, con menos costes.

Llamadas desde el PC. Los usuarios pueden usar sus PC para las llamadas de voz. Una interfaz acaba con la necesidad de tener dos aparatos (teléfono y PC). La comunicación se inicia con un clic de ratón.

Centros de contacto. Las redes convergentes ofrecen la ocasión de crear centros de llamada multimedia y herramientas de colaboración online para atender a los clientes.