æscaron;ltima

Alemania liquida las rebajas reguladas

Alemania vive estos días las últimas rebajas reguladas de su historia, celebradas con descuentos importantes. Antes de final de año los comercios podrán efectuar las ofertas cuando deseen

Esas imágenes de masas humanas agolpándose a las puertas de los grandes almacenes a la espera del pistoletazo de salida de las rebajas pertenecerán dentro de poco al pasado. Al menos en Alemania.

El Parlamento germano prevé aprobar antes de finales de año una reforma que acabará con las rebajas de fin de temporada reguladas legalmente y con una duración determinada -12 días laborables a partir del último lunes de enero y julio-. Cada comercio tendrá libertad para efectuar descuentos y promociones cuando quiera. Las rebajas en su formato actual, fijado por primera vez durante el régimen nazi y reformado en 1950, dejarán de existir.

Por aquello de que son las últimas y de que la crisis económica alemana mantiene a los alemanes alejados de las tiendas, los comercios se están esforzando este año especialmente para atraer al consumidor. Los descuentos en vigor desde el lunes llegan al 75% en muchos casos, informa la Asociación Alemana del Comercio Minorista (HDE). 'Las rebajas han tenido un comienzo muy prometedor', afirmó Hubertus Pellengahr, presidente de la HDE. 'Los comerciantes minoristas esperan que este año sea todo un éxito', añadió.

Algunos grandes almacenes han sumado a los descuentos promociones especiales. La cadena Kaufhof celebró el lunes una hora feliz para clientes madrugadores y entre las 8 y las 10 de la mañana descontaba un 10% adicional al precio rebajado. Las tiendas de moda C&A, bajo el lema 'El día más barato de Alemania', ofrecieron el lunes, por ejemplo, camisas de señora a partir de cinco euros.

La facturación del sector minorista subió entre enero y mayo un 0,2% nominal, pero todos tienen aún en mente el nefasto año 2002, uno de los peores para los comerciantes desde la II Guerra Mundial, y no olvidan que el desempleo amenaza con alcanzar los cinco millones de personas este invierno.

Brigitte Zypries, ministra de Justicia, ha insistido en que las rebajas de fin de temporada seguirán siendo posibles si los comercios se ponen de acuerdo y deciden libremente mantener la tradición. Algo que tiene pocas posibilidades de suceder, ya que el sector se encuentra dividido.

La HDE ha propuesto registrar como marca las frases 'rebajas de fin de verano' y 'rebajas de fin de invierno' y seguir celebrándolas como cada año. Por su parte, la BAG, otra asociación del sector que agrupa a algunas de las principales cadenas de grandes almacenes, considera la propuesta 'un absurdo', y cree que la libertad que concede la nueva ley 'no debería limitarse con nuevas reglamentaciones'.