Argentina

El SCH cree necesario que se reparta el coste de la crisis argentina

El SCH modera su discurso sobre Argentina. El consejero director general del banco, Francisco Luzón, elogió ayer al presidente Néstor Kirchner, quitó hierro a su enfrentamiento verbal de hace dos semanas en la sede de la CEOE y manifestó la disposición a compartir costes en la crisis del país suramericano.

Los primeros pasos de Kirchner al frente del Estado argentino están generando cambios. No sólo en su país. La beligerancia que ha mostrado hacia las empresas españolas presentes en Argentina parece estar moderando la posición política de estas compañías. Ayer, pocas horas después de conocerse que las concesiones de Dragados no habían sido prorrogadas por Buenos Aires, Luzón sorprendió por sus elogios hacia Kirchner.

'Nos empieza a gustar la música de la partitura del presidente Kirchner. Su compromiso con una Argentina democrática y en crecimiento y su conciencia de que es urgente dar una solución a la situación del sistema financiero nos hace ser optimista', dijo Luzón durante un seminario sobre crecimiento sostenible y socialmente responsable en Latinoamérica, organizado por el SCH y la Universidad Menéndez Pelayo. Sin embargo, el responsable de la entidad para América Latina enfatizó que hace falta resolver la crisis del sistema financiero argentino 'en los próximos 60 o 90 días.

'No habrá crecimiento sin oferta de crédito'. A renglón seguido, Luzón se mostró esperanzado de que el 'optimismo de la voluntad' prevalezca sobre el 'pesimismo de la inteligencia' que plantea la situación objetiva de Argentina y de la región. Y para demostrar su confianza en el futuro, aseguró que el banco está dispuesto a 'compartir los costes (para superar la crisis en ese país), ya que somos socios argentinos'.

Poco antes, Luzón minimizó el enfrentamiento con Kirchner en la reunión con la cúpula de las empresas españolas en Madrid. 'Hay que ubicar las manifestaciones de Kirchner en su contexto. Hay que distinguir el fondo y la forma. Yo me quedo con el fondo de su discurso, que fue un compromiso con el restablecer reglas claras y un política económica y monetaria correcta, que parece que está en camino', explicó.

Luzón, que participó en un seminario organizado por el banco en el que estaban presentes el director general de Asuntos Internacionales del Banco de España, José María Viñals; el consejero del Fondo Monetario Internacional, Gerd Haeusler, y el ex presidente del Banco Central de Argentina entre 1989 y 1990, Javier González Fraga, dijo que 'Iberoamérica ha hecho sus deberes. Lo mejor está por venir, lo peor está por detrás', evaluó. Y remató con la siguiente profecía: 'En año o año y medio puede que hayan pasado las oportunidades. Ahora es el momento de invertir'.

El FMI pide a las empresas que provisionen su inversión

El consejero del Fondo Monetario Internacional, Gerd Haeusler, dijo ayer en Santander que 'las empresas deben analizar bien la situación de Argentina para hacer sus inversiones', pero les recomendó, especialmente, que provisionasen los riesgos de las mismas. Después de pasar revista a las políticas económicas de la década de los noventa en Latinoamérica, José María Viñals concluyó que es necesario corregir errores y profundizar las reformas estructurales para evitar 'experimentos populistas'. Una alusión evidente a la situación de Venezuela, pero también un temor a la extensión de orientaciones nacionalistas en el resto de la región. Viñals propuso acentuar la agenda de cambios del Consenso de Washington.