Hoteles

Las empresas de la costa advierten que la sobreoferta perjudica su rentabilidad

Las empresas hoteleras del litoral mediterráneo y las islas se quejan 'de la falta de ajuste entre el crecimiento imparable de la oferta y el cambio de demanda de los turistas'. Este desarreglo afecta a la rentabilidad de los establecimientos, cuyo nivel de ocupación está cayendo, además, hasta el 9% por la competencia creciente de la oferta residencial alegal, según Exceltur.

Los destinos del Mediterráneo y las islas, donde se concentra el 61,5% del total de las plazas hoteleras y el 71,8% de las pernoctaciones, 'están sufriendo de forma alarmante una caída de la ocupación por la sobreoferta existente y su discordancia con las nuevas necesidades del turista'. La alianza del sector Exceltur advierte que esta situación está provocando caídas de la ocupación del 9% y va a afectar considerablemente a la rentabilidad de los alojamientos hoteleros.

Exceltur pide que se tomen medidas para evitar este tipo de situaciones, pero, sobre todo, solicita que se lleven a cabo 'acciones que eviten la elevada competencia de casas y apartamentos comercializadas de forma alegal como plazas turísticas que ponen en peligro la actividad'.

La situación se agrava con los cambios de hábitos del turista, que utiliza cada vez más este tipo de alojamientos y el transporte de menor coste. 'Pasan menos días en destino, reservan con antelación y gastan menos', dice el informe sobre la Situación y perspectivas del mercado hotelero español en las zonas vacacionales.

La suma de estos factores ha originado caídas en la demanda de establecimientos hoteleros en los últimos cuatro años. En el caso de los visitantes extranjeros, el descenso de las pernoctaciones en hoteles ha sido de un 8,7%.

En ese mismo periodo, el número de plazas hoteleras no ha dejado de crecer. Hasta 2002, el incremento acumulado de las mismas se situó en un 7%, hasta 1.079.355, según la encuesta de ocupación hotelera, elaborada por el INE.

Exceltur pone como ejemplos varios casos probados en algunas comunidades -como en Canarias-, o Menorca, y cita el debate abierto en Andalucía que 'busque ese equilibrio entre la ordenación territorial y la contención de la oferta'.