Cumbre

La OPEP aplaza al otoño los cambios en el nivel de producción de petróleo

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) decidirá hoy mantener sin cambios sus cuotas de producción, según reconocieron ayer varios ministros del cartel, pero la cuestión sobre la necesidad o no de reducir su oferta estará abierta en el próximo encuentro de la asociación, que se celebrará el 24 de septiembre.

El ministro catarí de Petróleo y presidente de turno de la OPEP, Abdula al Attiyah, señaló ayer que el cartel no necesita reducir ahora la producción para mantener altos precios, pero que 'en septiembre la agenda estará abierta'. La producción oficial, en vigor desde el 1 de junio, es de 25,4 millones de barriles diarios, un 32% de la producción mundial.

Los ministros empezaron a llegar ayer a Viena, sede de la organización. El representante argelino, Chakib Khelil, declaró que lo 'razonable' para los intereses de la OPEP sería aprobar de inmediato una reducción de 500.000 barriles y estar listos para aplicar nuevos recortes conforme Irak vaya ganando presencia en el mercado.

El jefe de la delegación de Emiratos Árabes Unidos, Obeid al Nasseri, rechazó de forma tajante la posibilidad de un recorte. El ministro saudí de Petróleo, Alí al Naimi, ya manifestó antes de viajar a Viena que 'el mercado está bien abastecido', toda una indicación de que no toca hacer cambios.

Irak es la cuestión clave. Antes participar en la cumbre extraordinaria de Doha (Qatar), el pasado 11 de junio, el ministro venezolano de Energía, Rafael Ramírez, señaló en una entrevista con Cinco Días que Irak 'no será un problema para la OPEP en lo que queda de año'.

Un oficial estadounidense ha señalado esta semana, sin embargo, que la producción iraquí supera ya el millón de barriles diarios. Las nuevas autoridades iraquíes han firmado contratos con al menos 10 compañías -entre ellas Repsol-, que garantizan unas exportaciones de 650.000 barriles diarios hasta diciembre.

Más un rival que un socio

Irak es socio fundador de la OPEP, pero lleva excluido de facto del grupo desde que invadió Kuwait, también miembro del cartel, en agosto de 1990. Bajo dominio estadounidense ahora, Irak tiene más el carácter de un rival que de un socio de la organización.

Los sabotajes y el pésimo estado de las infraestructuras, obsoletas tras 12 años de sanciones, han evitado que la maquinaria petrolífera iraquí se ponga en marcha a pleno rendimiento. La Administración provisional prevé una inversión de 1.600 millones de dólares y unos objetivos de producción de 1,5 millones de barriles diarios en octubre, dos millones a finales de año y 2,8 millones para octubre de 2004.

La estrategia de la OPEP ha probado su éxito. El barril de brent cotiza a 28,1 dólares y el promedio de enero a julio ha sido de 28,3 dólares, frente a los 23,7 del mismo periodo en 2002. Pero todo tiene un precio: la Agencia Internacional de la Energía prevé que la OPEP registre su cuarto año consecutivo de pérdida de mercado. Entre 2000 y 2003, la demanda de crudo OPEP ha caído 2,5 millones de barriles diarios. Algunos ministros han expresado ya su preocupación por la progresiva pérdida de cuota de mercado.