Banca

El BBVA repite beneficio tras la mejora del segundo trimestre

El BBVA cerró el semestre con un beneficio atribuido de 1.167 millones de euros, la misma cantidad que un año antes. Con estos resultados el banco logra convencer a los mercados que no confiaban en su recuperación trimestral. De hecho, en el segundo trimestre ganó 653 millones, el mayor resultado en un periodo estanco de tres meses desde el segundo trimestre de 2001. Tras 'los buenos resultados', explicó ayer el consejero delegado, José Ignacio Goirigolzarri, 'se ha reforzado nuestra expectativa para, en el conjunto del ejercicio, ganar un 25% más' (2.150 millones). Goirigolzarri destacó ayer la 'recuperación de la actividad de banca minorista en España'. En América ganó 344 millones, el 9,9% menos.

En contra de lo que esperaba el mercado, el BBVA ha logrado presentar unos beneficios muy por encima de las previsiones de los analistas, que estimaban una nueva bajada de los resultados en el semestre. Así obtuvo un beneficio atribuido de 1.167 millones, prácticamente la mismo cifra que la registrada justo un año antes, lo que fue premiado en Bolsa con una subida del 3,14%.

Si se compara el resultado por trimestres, algo en lo que insistió ayer en varias ocasiones el consejero delegado del banco, José Ignacio Goirigolzarri, encargado de explicar la cuenta a la prensa (algo nada habitual en esta entidad), el BBVA obtuvo de abril a junio un beneficio atribuido de 653 millones de euros. Estas ganancias son un 27,2% superiores a las del primer trimestre y un 12,9% mejores que las del mismo periodo de un año antes.

Por ello, a pesar de que en la cuenta del semestre se aprecian bajadas de todos los márgenes, éstos se deben más a las secuelas del primer trimestre que al segundo, gracias al crecimiento del negocio en estos tres meses, y a la bajada de los tipos de cambio de las divisas latinoamericanas. Sin este último efecto el beneficio atribuido hubiera subido un 9,6%, explica el banco.

Con estas comparaciones Goirigolzarri intentaba destacar la 'velocidad de crucero' con la que está creciendo en los últimos meses el banco, que se demuestra también, según su explicación, en la recuperación de cuota de mercado en España que está logrando el banco en los últimos tres meses. En el primer trimestre el banco cerró con una caída del 12,4% del beneficio como consecuencia de la depreciación de las divisas latinoamericanas. De esta forma, y tras calificar el resultado hasta junio de 'satisfactorio', Goirigolzarri quiso hacer extensible el mensaje de optimismo que intentó transmitir hasta el cierre del año. 'El primer semestre confirma nuestro objetivo: ser uno de los tres primeros bancos del euro por rentabilidad, eficiencia y crecimiento del beneficio por acción', aseguró. Para añadir que así 'se ha reforzado nuestra expectativa para el conjunto del ejercicio de ganar un 25% más que en 2002 (previsión anunciada ya en enero)', lo que supone ganar 2.150 millones, lo mismo que lo previsto en 2002 si no hubiese realizado saneamientos extraordinarios por Telefónica.

El responsable del BBVA no entró muy al detalle en la explicación de la cuenta de resultados y se entretuvo más en reiterar el acierto de la estrategia elegida por el banco, que tras meses en marcha es ahora cuando se empieza a apreciar. 'Creemos en nuestra estrategia. En un primer momento puede parecer que va más o menos lento, pero lo importante es el medio plazo', justificó.

El consejero delegado, de hecho, se limitó a resumir las '10 claves' que han determinado los resultados del semestre: la recuperación del beneficio atribuido trimestral; la mejora de los márgenes respecto al primer trimestre, la recuperación de la actividad de banca minorista en España (que cerró con un beneficio de 604 millones, tras crecer sólo el 0,1%, pero remonta las caídas producidas hasta ahora); los resultados de la banca mayorista, que suben el 25,7%, hasta los 218 millones y la 'buena evolución de los negocios domésticos'. A ello se añade el 'impulso' de la banca en Latinoamérica, con un beneficio de 344 millones, el 9,9% menos por la caída de las divisas.

En el semestre la caída de los tipos de cambio ha tenido un impacto en el beneficio atribuido de 95 millones. Y para el segundo semestre queda por restar 40 millones, según sus estimaciones.

Una mejor productividad y rentabilidad y 'riesgos bajo control' resumen, junto a lo que denominó 'soluciones innovadoras', estas claves.