_
_
_
_
_
Golf

Curtis da la campanada

El desconocido estadounidense gana el Abierto británico en su debut en un Grand Slam

Son cosas que sólo se dan en el golf. Nadie hubiese sido capaz de adivinar que un joven de 26 años, Ben Curtis, vencería en el torneo más antiguo del mundo frente a jugadores como Tiger Woods, Vijay Singh o Davis Love III, por citar sólo a tres ganadores de majors que llegaron a la parte final del Royal St. George's con posibilidades de hacerse con la jarra de plata.

Curtis, el 396 del ranking mundial, con apuestas de 500 a 1, se desembarazó de los famosos que le seguían. Claro que algunos colaboraron, como el danés Thomas Bjorn, que contaba con tres golpes de ventaja y tres hoyos por jugar cuando cayó en el búnker del hoyo 16 y necesitó tres golpes para salir de la trampa de arena y regalar el torneo.

Residente en Kent, Ohio, ganó su primer grande en Kent, Inglaterra, en una temporada inigualable para el golf mundial. El año 2003 es único, no sólo para este jugador, que hasta ahora era un desconocido y que llegó al Abierto británico de casualidad gracias a que acabó decimotercero en el Western Open del PGA Tour estadounidense, donde ganó la invitación. Hasta hace tres semanas ése era su mejor puesto. Hasta entonces apenas había ganado 6.000 dólares como jugador de golf. El domingo pasado se llevó un cheque de 1.080.000 euros.

Los tres grandes de 2003 hasta ahora disputados los han ganado tres golfistas nacidos en el mes de mayo. Mike Weir, Jim Furyk y ahora Ben Curtis, cuyo triunfo ha causado una convulsión entre los organizadores de los grandes torneos, y algunos están dispuestos a variar las condiciones de admisión para darle cabida. Es el caso del WGC NEC Invitational, que se juega en agosto en Ohio. Un torneo reservado a los 60 mejores del mundo entre los que Curtis aún no se encuentra.

æpermil;sta es una temporada sin lógica, en la que la número uno del circuito femenino, la sueca Annika Sorenstam, ha debutado en un torneo del masculino. Una francesa, Patricia Meunier-Lebouc, ganó el primer grande, Hillary Lunke el US Open y Michelle Wie el campeonato de EE UU Girl's Junior con 13 años. Esta semana, Shuzy Whaley, que acudió a las previas para clasificarse, participa en el Greater Hartford Open.

Ahora Ben Curtis empieza a darse cuenta de la que armó el domingo con su victoria en el Abierto británico. Su representante, Clark Jones, el mismo de Sergio García, le cambió su billete de regreso a EE UU y le puso en primera clase. æpermil;ste es el hombre que hace dos semanas, cuando aterrizó en Londres, lo hizo sin entrenador, psicólogo, ni caddie para que le llevara la bolsa. Al final encontraron a Andy Sutton, que jamás había oído hablar de Curtis y que el domingo cobró el porcentaje del premio que ganó su patrón, ¡100.000 euros!

Si algo no cambia es que Tiger se mantiene como número uno del ranking mundial y ha recuperado el liderato en la lista de ganancias con 4,5 millones de dólares en premios en sólo 11 semanas de trabajo en lo que va de año. Aunque ahora sólo tiene una oportunidad para conquistar un grande, el US PGA de agosto en Rochester. Una temporada inimaginable.

Archivado En

_
_