Estudio

La patronal catalana reclama obra pública con el excedente fiscal

Joan Rosell, presidente de la patronal catalana Fomento del Trabajo, pidió ayer en Barcelona que se destine el superávit del presupuesto a la construcción de infraestructuras. 'La situación ha cambiado y ahora se pueden pedir cosas que antes no podíamos', explicó Rosell. El presidente de Fomento se refería así al hecho de que durante los años ochenta 'la economía española sufría déficit importantes que ahora tenemos controlados'. El máximo representante de la patronal catalana aseguró que 'es posible, si miramos bien las cuentas, que incluso haya algo de superávit presupuestario', y solicitó que éste se destine a la construcción de infraestructuras.

Durante la presentación del estudio Marco de desarrollo de las infraestructuras en Cataluña, realizado por Fomento, Rosell también advirtió que si la situación no mejora en 'un corto periodo de tiempo', el PIB catalán podría verse afectado con una disminución 'de entre un 0,2% y un 0,4%'.

El estudio asegura que los costes de la congestión del tránsito viario afectan en un 0,5% al crecimiento del PIB europeo. Si no se hace nada por corregir el aumento actual del transporte por carretera, la disminución del PIB europeo podría llegar a ser en el año 2010 de un 1%.

Rosell explicó que el país tiene una oportunidad 'inmejorable' para hacer reformas y mejorar aún más la competitividad respecto a otros países europeos. 'Tanto Cataluña como España se encuentran en una situación económica muy buena, si se compara con competidores como Francia y Alemania'.

Por su parte, Joaquín Gay, presidente del grupo de infraestructuras de la patronal Fomento, reclamó la participación de las entidades locales en la gestión de los aeropuertos. Citó 'como referente interesante', el modelo del ente público Puertos del Estado, 'que combina una gestión descentralizada mediante unas autoridades portuarias en las que están presentes los intereses locales'. Rosell insistió en la necesidad de convertir las instalaciones de El Prat en un hub (nodo principal) del sur de Europa. En ese sentido, explicó que habría que 'convencer' a una compañía aérea para que utilizase el aeropuerto catalán como base operativa.

Por último, Rosell aseguró que Fomento está a favor de cualquier trasvase de aguas que sea viable, pero que hay que asumir también sus inconvenientes. En cuanto al AVE, aparte de lamentar su retraso, destacó la necesidad de una línea mediterránea que una Cataluña con el norte de Francia y con Italia a través de Lyón y Turín.