Revista de Prensa

El estilo K ya es internacional

Podrá discutirse su estilo siempre frontal, que a veces roza la irreverencia. Pero a Néstor Kirchner poco le importa eso. Es más, en ocasiones parece disfrutar que le cuestionen ese tipo de gestos, que por lo general no son naturales sino fríamente calculados.

La reflexión viene a cuento de algunas actitudes exhibidas por el primer mandatario en su primera gira por Europa. Por un lado, no dudó en plantearle enfáticamente los derechos soberanos de Argentina sobre las islas Malvinas al primer ministro británico. Horas después, frente a la supuesta discriminación hacia las empresas de servicios públicos privatizados que le recriminaron algunos de sus interlocutores europeos, Kirchner consideró que quienes invirtieron en Argentina sufrieron las mismas vicisitudes que vivieron los argentinos y que esos grupos ganaron mucho dinero en los noventa.