Telecomunicaciones

Sony Ericsson vende un 23% más de móviles y sigue en números rojos

La compañía sueco-japonesa de fabricación de terminales de telefonía móvil Sony Ericsson redujo sus pérdidas en el segundo trimestre del año y consiguió aumentar el volumen de ventas. A pesar de ellos se mantiene en números rojos.

Según los datos presentados ayer por la empresa, en Estocolmo, el volumen de negocio se situó en 1.130 millones de euros, lo que supone un aumento del 8% respecto al mismo periodo del año anterior. Sony Ericsson vendió durante ese trimestre 6,7 millones de móviles, lo que significa un aumento interanual del 23%.

Las pérdidas se situaron en 45 millones, frente a los 98 millones registrados en el mismo periodo del ejercicio anterior. Las pérdidas acumuladas antes de impuestos tras ese segundo trimestre se sitúan en 102 millones.

Directivos de la compañía han asegurado que el objetivo que se han marcado es cerrar el presente ejercicio en situación de equilibrio. Confían para ello en los nuevos productos que Sony Ericsson lanzará en la segunda mitad del año y en la reestructuración de la compañía que ya se ha culminado.

La empresa conjunta lanzada en 2001 por Ericsson, desde su liderazgo en redes celulares, y Sony, con su experiencia en aparatos de consumo, no ha alcanzado los resultados previstos. Sin embargo, ha conseguido una significativa cuota en un mercado tan competitivo como es el de los terminales móviles.

Estados Unidos

La compañía sueca de equipos de telecomunicaciones Ericsson, por otra parte, ha conseguido hacerse con un contrato por valor de 500 millones de dólares (442 millones de euros) con la filial estadounidense de T-Mobile (del grupo Deutsche Telekom) para ampliar y mejorar la red de telefonía móvil.

Ericsson instalará equipos capaces de operar según los estándares tecnológicos GSM, GPRS y EDGE en Nueva Inglaterra y Virginia. Además mejorará las prestaciones del servicio en Atlanta, Boston, Miami, New Jersey, Filadelfia y Washington.