Competencia

La CNE aprueba la adquisición del 10% de CLH por Oman Oil

La Comisión Nacional de la Energía (CNE) ha dado el visto bueno a la adquisición del 10% del capital de la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH) por Oman Oil, formalizada el pasado 17 de marzo, al considerar que no es ¢relevante¢ el efecto que en el sector energético español puede tener la operación.

En un informe sobre la transacción la CNE considera que la participación adquirida no da en ningún caso posibilidad de control de la sociedad, tanto por el reparto accionarial resultante como por los pactos suscritos entre los accionistas. CLH está participada, además de Omán Oil, por Repsol YPF (25%), Enbridge (25%), Cepsa (14,15%), Shell España (5%), Disa (5%), China Aviation Oil (5%) BP Oil España (5%), Petrogal Española (5%) y otros (0,85%). Además, recuerda que la entrada en el mercado y en el sistema logístico español de Oman Oil está sujeta a la Ley de Hidrocarburos, que garantiza igualdad a todos los operadores del mercado.

En cuento a las condiciones de reciprocidad, el organismo que preside Pedro Meroño estima que la situación actual del mercado energético omaní no es comparable, en cuanto a grado de apertura y liberalización, al mercado español ni de ningún otro país europeo, ya que en Omán existe un sistema económico intervenido que, hasta hace relativamente poco tiempo ha venido limitando la presencia de capital extranjero en el país.

No obstante, indica que con motivo de su adhesión a la WTO en octubre de 2000, Omán adquirió un calendario de compromisos que, en líneas generales, está cumpliendo hasta la fecha, lo que muestra su voluntad de culminar el proceso de apertura de su economía al exterior. En este sentido, y respecto a la economía española, la CNE señala que un primer paso ya se ha dado con la firma de un protocolo entre el Sultanato de Omán y Unión Fenosa Gas que, por un lado, permite a España asegurarse nuevas fuentes de suministro de gas natural y por otro pone de manifiesto la apertura de Omán a la inversión extranjera, en este caso española. Este protocolo contempla, asimismo, la posibilidad de que empresas estatales omaníes participen en proyectos energéticos en España.