Oferta

Vivendi empezará las negociaciones para vender su filial estadounidense

Vivendi Universal (VU) comenzará a negociar a fondo con una lista de "compradores y socios potenciales" para vender su filial estadounidense de entretenimiento VUE. El grupo confirmó también, su voluntad de conseguir por "todos los medios de la ley" que se anule la indemnización de más de 20 millones de euros que un tribunal de arbitraje neoyorquino concedió a su ex presidente Jean-Marie Messier.

El Consejo de administración examinó la situación de los proyectos de venta o de salida a Bolsa de VU Enternatinment (VUE), que incluye los estudios de cine Universal. Las ofertas iniciales depositadas para VUE comportan "diferentes parámetros, evaluaciones y otras condiciones", señaló el grupo en un comunicado, sin identificar a los compradores o socios potenciales con los que ha decidido negociar, ni revelar las ofertas.

Pero fuentes próximas al dossier declararon a EFE que el magnate del petróleo Marvin Davis ha quedado fuera de la lista.

Los cinco restantes son Viacom, que entre otros activos controla la cadena de televisión CBS; Edgar Bronfman Jr, ex jefe de Seagram y socio de VU; Liberty Media; MGM y General Electric, dueño de la cadena NBC. La puesta en venta de VUE forma parte del plan de venta de activos emprendido por el grupo el año pasado para reducir su deuda. Pero VU ha decidido no poner en venta su filial de música Universal Music Group, según las fuentes.

VU no precisó qué medios legales, "tanto en Francia como en Estados Unidos", empleará para tratar de conseguir la anulación de la indemnización de Messier. El grupo considera que la indemnización prometida a Messier hace un año para conseguir su salida nunca recibió el aval del Consejo de administración y, además, argumenta que su ex presidente dimitió y, por tanto, no puede exigir una compensación económica.

El tribunal de arbitraje de Nueva York falló el viernes pasado a favor de Messier en el litigio con VU, que había solicitado que anulase el contrato estadounidense de cese de actividades del ex presidente, que fue firmado el 1 de julio de 2002.