Devaluación

Venezuela estudia devaluar el bolívar en la segunda mitad del año

El Gobierno de Venezuela planea una devaluación del bolívar, según admitió ayer el ministro de Finanzas, Tobías Nóbrega. El objetivo es corregir la brecha entre el tipo de cambio oficial, 1.598 bolívares por dólar, y el cambio en el mercado negro, que sitúa al dólar en 2.600 bolívares.

Caracas estudia incluso implantar un segundo tipo de cambio para importadores de 'bienes no esenciales', que serviría para aliviar las penurias que sufren los importadores de este tipo de productos. 'Nuestra visión es mantener un tipo de cambio dual durante algún tiempo en la segunda mitad del año', explicó Nóbrega en una entrevista. 'Podríamos mantener este sistema durante seis meses, hasta marzo o abril. Entonces, podríamos volver al viejo sistema de libre fluctuación, pero con una tasa contra movimientos especulativos en el mercado'.

La devaluación ayudará al Gobierno a reducir su déficit público gracias a que el principal negocio del Estado es la exportación de petróleo, que se negocia en dólares en el mercado internacional.

La otra cara de la moneda es la aceleración de la inflación de los productos de consumo, que ya está en los niveles más altos de los últimos seis años. La razón está en que el tejido industrial del país es muy débil, por lo que Venezuela se ve obligada a importar el 60% de productos como alimentos, medicinas, ropa o bienes electrónicos.

La carencia de dólares ha profundizado la recesión, provocando una contracción del PIB del 29% en el primer trimestre del año.