Regulación de empleo

Fiat eliminará 12.300 empleos tras dos años de pérdidas récord

Fiat está decidida a poner punto final a la sangría de pérdidas de los últimos años y a su caída dramática de cuota de mercado. Y lo hará aplicando un amplio plan de reestructuración que fue desvelado ayer por su primer ejecutivo, Giuseppe Morchio.

El programa que se pondrá en marcha este mismo año prevé el cierre de 12 fábricas, la mayoría de ellas fuera de Italia, y el despido de 12.300 trabajadores entre 2003 y 2006. Si bien la compañía estima que durante este periodo llevará a cabo 5.400 nuevas contrataciones.

Los objetivos desvelados ayer por Morchio apuntan a alcanzar el punto de equilibro operativo en el grupo en 2004. Las pérdidas netas se terminarán en 2005 y los números rojos en la última línea del balance se acabarán en 2006.

Para optimizar la puesta en marcha del plan, Fiat ha decidido llevar a cabo una ampliación de capital el próximo mes de julio por un máximo de 1.842 millones. Emitirá 368,4 millones de acciones a un precio de cinco euros por título, en relación a una ratio de tres nuevas acciones por cada cinco antiguas. Un precio sensiblemente inferior a la última cotización de las acciones de la compañía, que el pasado miércoles marcaron un precio de 6,71 euros.

En paralelo al plan de relanzamiento, la compañía ha elaborado un programa de inversiones global por valor de 19.500 millones de euros que se refinanciarán íntegramente con la generación de recursos propios.

Según Fiat, los ingresos que recibirá vía ampliación más la liquidez que obtendrá a través de la venta de activos 'serán suficientes para mantener una base de liquidez sólida durante el tiempo de implementación del plan'.

Morchio declinó ayer detallar las fábricas que se cerrarán, aunque sí precisó que la reestructuración se concentrará básicamente en la filial de maquinaria agrícola CNH, en la división de vehículos pesados Iveco y en la de componentes.

Nuevos modelos

El objetivo prioritario del plan es la mejora significativa en la generación de flujo de caja y entrar en beneficios. Para ello llevará a cabo un enorme esfuerzo en las áreas de desarrollo de productos, innovación y marketing a través del lanzamiento de nuevos modelos.

Realizará una revisión de la estructura de costes, poniendo el acento en la racionalización del diseño y del área de ingeniería y fabricación. Además pretende concentrar por áreas geográficas determinadas actividades industriales. El plan prevé producir ingresos financieros por un valor global de 4.700 millones. De ellos, 1.600 millones tendrán su origen en los mayores márgenes que generarán los nuevos productos y el resto, 3.100 millones, se deriva del recorte de costes que se producirá.

Fiat, controlado por la familia Agnelli, alcanzó el pasado año unas pérdidas récord de 3.900 millones, debido a una dramática caída de la demanda de sus modelos. Hasta el momento ha despedido a 8.000 trabajadores de su división automovilística y ha vendido activos por más 9.000 millones en 18 meses con el objetivo de recortar su deuda, situada en la actualidad en 29.000 millones.

España, a la espera de noticias

Nadie tenía ayer información alguna de si el plan industrial de la compañía italiana afectará finalmente a alguna de las tres fábricas que el grupo Iveco tiene en España (Madrid, Valladolid y la de Irisbus en Barcelona).

Un portavoz de la compañía en Italia explicó que el plan de reestructuración es global y esta todavía por desarrollar, 'por lo que hay que esperar algún tiempo para conocer si afecta a la estructura española de Iveco.

También ayer el ministro de Ciencia y Tecnología, Josep Piqué, afirmó no tener constancia de que Iveco España pueda verse afectada: 'De momento no tenemos confirmación al respecto', señaló el ministro.