Antonio Sánchez

'La tarea de los directivos no cambia nunca'

Antonio Sánchez Iglesias dirige la Escuela Internacional de Gerencia desde que la fundó en Granada hace 11 años. Procedente del mundo de la distribución, asegura que dirigir un centro formativo da más satisfacciones que vender productos

El salmantino Antonio Sánchez Iglesias ha caminado siempre por el competitivo mundo de la distribución, dirigiendo u ocupando puestos directivos en empresas como Hipersol, luego integrada en Superdiplo y actualmente Ahold España, Simago o en el mundo de las firmas agroalimentarias, como el grupo Pascual. Hace ahora 11 años, mientras dirigía un grupo de distribución local en Granada, detectó 'una gran necesidad de formación práctica empresarial' y fundó, junto a otros socios, la Escuela Internacional de Gerencia, que dirige en la actualidad, un centro privado de formación de directivos único en Andalucía por su oferta académica y el carácter práctico de su formación. Escuela de Gerencia acaba de establecer una alianza con la escuela de negocios ESIC para impartir sus programas en el centro granadino, que ha estrenado una moderna nueva sede dotada con conexión a Internet sin cables -la primera que se instala en un centro formativo andaluz- y otras innovaciones en diseño y organización de los espacios.

Pregunta. ¿Qué diferencias ve entre dirigir una empresa de distribución y gestionar una escuela de directivos?

Respuesta. La tarea de dirección no cambia. Pero no es lo mismo trabajar con productos que con personas. Los resultados en una empresa de distribución al consumo se pueden ver día a día, a corto plazo. Los de un centro de formación, no, deben pasar varios años hasta ver los frutos, y no se puede intuir la rentabilidad. Se trata de establecer un compromiso personal con los alumnos en su formación y tener la paciencia necesaria hasta obtener los resultados a largo plazo. Pero la satisfacción es mayor cuando encuentras, con el paso del tiempo, que tus alumnos triunfan profesionalmente y ocupan puestos de responsabilidad en el mundo empresarial.

P. ¿Qué distingue a Escuela Internacional de Gerencia de otros centros privados de formación universitaria y qué cualidades como directivos aportan a sus alumnos?

R. El saber hacer, sobre todo. La formación de la escuela tiene una definida orientación práctica hacia la empresa. En primer lugar, por nuestro profesorado, que procede en exclusiva del mundo profesional. Todos son directivos de empresas, la mayoría de las principales compañías granadinas, con mucha experiencia de gestión, que la transmiten a los alumnos. Desde el primer momento se realizan talleres prácticos y mucho trabajo en equipo. Además, constantemente visitamos empresas no sólo de Granada, sino de toda Andalucía y de otras zonas para conocer cómo se trabaja en ellas.

P. ¿Qué formación imparte el centro?

R. Impartimos dos licenciaturas privadas, una en Gestión y Dirección de Empresas, y otra en Nuevas Tecnologías de la Información, con posibilidad de acabar el ciclo en la Universidad británica de Derby. Y ofrecemos varios másteres y seminarios especializados en mercadotecnia, finanzas, dirección estratégica y otras materias. Ahora acabamos de firmar una alianza con la escuela de negocios ESIC, mediante la cual impartiremos en nuestro centro cuatro de sus másteres (mercadotecnia, comercio exterior, finanzas y recursos humanos), con su propio profesorado, lo cual nos hará dar un salto de calidad importante, dado el prestigio de esta escuela.

P. En estos 10 años de vida del centro, ¿cómo mediría el éxito de la iniciativa?

R. Si tenemos en cuenta que el 94% de nuestros alumnos encuentra empleo al terminar sus estudios e incluso antes, se puede decir que la escuela tiene éxito. De hecho, cada día recibimos tres peticiones de empresas que nos solicitan directivos. Y tenemos firmados más de 100 convenios con empresas para la realización de prácticas. Otro síntoma es que el 80% de los alumnos acuden a recibir nuestra formación recomendados por ex alumnos, mediante el boca a boca. No necesitamos mercadotecnia para vender nuestro centro, se vende solo.

P. ¿Qué perfil tienen los directivos que salen de Escuela de Gerencia y qué puestos suelen desempeñar al salir de ella?

R. Nuestro objetivo es hacer gente de empresa para gestionar en un ámbito internacional de los negocios, y desde un punto de vista social, contribuir al desarrollo de nuestro entorno con aportaciones de valor. Nuestros alumnos salen con una visión práctica e internacional. Aunque su preparación es muy alta, preferimos que empiecen desde abajo, para que conozcan bien la empresa por dentro. Los que son contratados por pequeñas y medianas empresas o empresas familiares suelen ocupar puestos cercanos a la dirección general y los que acceden a grandes compañías se encargan de dirigir algún departamento, es decir, ocupan puestos intermedios.

P. ¿La formación va orientada a alguna área concreta de la empresa más que a otras?

R. No, la formación es integral y abarca todas las áreas funcionales, pero en las salidas laborales predominan las tareas comerciales, como director de mercadotecnia, responsables de los departamentos de exportación, frente a otras del área financiera o contabilidad, por ejemplo, menos habituales.

P. ¿Qué papel juega la empresa familiar en los alumnos y en sus salidas laborales?

R. Al principio tenía más peso que ahora. Muchos de nuestros alumnos procedían en los primeros años de empresas familiares, sobre todo de Granada. Los empresarios preferían mandar a sus hijos a un centro eminentemente práctico como el nuestro y orientado a la empresa en lugar de que estudiaran Empresariales o Económicas. Pero ahora la procedencia es más variada y, sobre todo, más internacional. Sigue habiendo alumnos de empresas familiares, pero también otros con familias sin tradición empresarial y emprendedores que buscan crear su propio negocio al acabar su formación.