Informe Cotec

España sigue en el furgón de cola de Europa en I+D

El sistema español de innovación tiene 'serias deficiencias' y, además, 'la dinámica para solucionarlas en insuficiente'. æpermil;sa es la principal conclusión del informe de Cotec, la fundación para la innovación tecnológica integrada por más de 75 empresas españolas, que anualmente publica un estudio para analizar la situación de la tecnología en España y su comparación con otros países.

El informe, que fue presentado ayer por el rey Juan Carlos en Madrid, pone de manifiesto la gran dificultad de España para converger con Europa. Anualmente, el Estado español dedica a investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) el 0,97% del producto interior bruto (PIB), casi la mitad de la media de la Unión Europea y muy por debajo de algunos países de su entorno, como Francia (2,18%), Alemania (2,49%) e Italia (1,07%).

En el Consejo Europeo de Barcelona (marzo de 2002) se estableció el objetivo de destinar a I+D el 3% del PIB en el año 2010. 'Una meta extraordinariamente ambiciosa', según José Antonio Garrido, vicepresidente de Cotec, quien ayer se mostró convencido de que España no va a poder alcanzar ese 3%, 'ya que supondría prácticamente triplicar el esfuerzo tecnológico, algo que es inalcanzable'.

En ese sentido, el presidente de Cotec, José Ángel Sánchez Asiaín, quiso transmitir un mensaje a las empresas privadas para que sean ellas las que suplan el déficit del Estado en innovación. 'La empresa española no está utilizando plenamente la capacidad científica y tecnológica para crear productos, procesos y servicios competitivos', señaló Asiaín.

Para ello, según el presidente de Cotec, es preciso que se reduzcan las barreras que frenan la innovación tecnológica, como las subvenciones, 'que muchas veces no responden a diseños adecuados, o porque el propio sistema desincentiva a los investigadores', aseguró.

Seguir mejorando

En 2001, según el informe de Cotec, el I+D empresarial fue de 3.392 millones de euros, lo que representa el 54% del gasto total en I+D ejecutado en España. A pesar de que desde 1995 ha aumentado un 65%, el esfuerzo en investigación por parte de las compañías españolas sigue siendo bastante inferior con respecto a la media de la OCDE (69,5%).

El ministro de Ciencia y Tecnología, Josep Piqué, que también intervino en el acto, admitió que a pesar del aumento de los recursos públicos destinados a I+D, 'que se han multiplicado por tres en los últimos años, es necesario seguir mejorando'.

En la misma línea se manifestó el Rey, quien afirmó que 'la innovación necesita del compromiso de todos y en especial de las empresas, como agentes imprescindibles en el proceso de transformar el avance del conocimiento en riqueza para que sus beneficios alcancen a toda la sociedad'.

El monarca indicó que el paso de la ciencia a la tecnología es un camino difícil, por lo que es necesaria una 'estrecha comunicación entre el mundo académico y el tejido productivo'.

A ese respecto que apuntó el rey Juan Carlos, el informe Cotec aporta uno de los datos más esperanzadores, ya que la última encuesta sobre estrategias empresariales señala que el porcentaje de pymes que colabora con universidades y centros tecnológicos va aumentando paulatinamente, de un 29,6% en 1999 a un 35,4% en 2001.

'Dada la importancia de las pymes en la estructura productiva española', señala el informe, 'esa evolución indica un positivo cambio de actitud ante el enorme esfuerzo que deben realizar las empresas para converger con Europa'.

Poca dedicación de recursos financieros

De los 100 expertos consultados por Cotec, más del 70% considera muy importante la escasa dedicación de recursos financieros y humanos para la innovación, tanto por parte de las empresas como por la Administración. Los encuestados destacan el insuficiente papel de las políticas de apoyo a la investigación. Además, se resalta como otra importante barrera la falta de cultura en los mercados financieros para financiar la innovación.

Baja valoración de la innovación y la tecnología

Los empresarios españoles tienen una baja consideración hacia la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación como elemento esencial para la competitividad. æpermil;se es el principal problema que el informe Cotec destaca en la evaluación de las razones del freno tecnológico en España. El resultado ha sido extraído de una mesa redonda formada por 100 expertos del mundo empresarial y del campo de la investigación.

Desfases entre comunidades autónomas

En el plano autonómico, el informe observa grandes discrepancias entre regiones en cuanto al peso del gasto en I+D en el sector público (Administraciones del Estado, autonómicas, locales y universidades), tanto respecto al gasto en el sector público nacional como respecto al gasto total en I+D de cada región. Madrid es la que más recursos destina (0,76% del PIB), mientras que La Rioja, Castilla-La Mancha y Baleares están en el 0,20%.

Las empresas no entienden las ayudas

Muchas de las barreras que frenan la innovación en España surgen porque la mayoría de las veces las empresas no comprenden y no saben aplicar las subvenciones de la Administración. Parte de la culpa la tiene el propio Estado, al no difundir esas ayudas públicas correctamente. El informe Cotec destaca dos instrumentos de financiación fundamentales que no se aprovechan bien: los fondos estructurales de la UE y la Función 54 del Estado.