Internet móvil

El i-mode japonés invade Europa

Telefónica Móviles lanza el servicio i-mode en España el 26 de junio. La guerra contra Vodafone Live para crecer en ingresos por datos está servida

Shibuya es un hervidero de gente. En este barrio japonés de Tokio, donde los jóvenes tienen tomadas las calles, apenas es posible ver a uno de ellos sin teléfono móvil en mano. Sentados en los bancos, parados en un semáforo o caminando, los veinteañeros nipones se emplean con fruición en el uso de los pulgares sobre sus terminales. Y no es extraño. En Japón, más de 38 millones de personas están enganchadas al servicio de acceso a contenidos multimedia i-mode de NTTDocomo. Es decir, un 85% de los clientes del gigante de las telecomunicaciones de este país asiático.

Tras el éxito japonés, Telefónica Móviles lanzará comercialmente en España su nuevo servicio i-mode el próximo 26 de junio, y lo hará con una gran fiesta en las afueras de Madrid y respaldado por los máximos ejecutivos de la compañía. La meta, clara: aumentar el consumo de datos, el principal reto que tienen planteado hoy los operadores móviles. El objetivo que se ha marcado la empresa española es obtener por los servicios de datos y mensajería el 30% de sus ingresos a finales de 2006, casi el triple del 12,7% que logró hasta marzo y que representa 275 millones de euros.

Telefónica Móviles incorporará su nueva oferta dentro de Movistar e-mocion, donde el usuario podrá encontrar contenidos (música, juegos, información, salvapantallas, etc.) multitecnología. Luis Ezcurra, director general de desarrollo de servicios de la filial de Telefónica, al igual que otros directivos de la firma, prefiere hablar de qué va a aportar i-mode al usuario español -terminales más atractivos, navegación más rápida, juegos más divertidos y personalización de móviles más variada- que explicar sus tripas tecnológicas.

En eso coinciden con Takeshi Natsuno, uno de los padres del i-mode y director general de estrategia i-mode de NTTDocomo, quien aseguraba en una conversación con un grupo de periodistas, en la que estuvo presente Cinco Días, que 'hay que pensar en los contenidos. Yo a mi madre no le hablo de Java, así que por qué hacerlo a los suscriptores. A ellos les da igual qué tecnología hay detrás'.

La apuesta de Telefónica está hecha. Ahora falta por ver si la compañía española es capaz de convencer a sus clientes, los cuales tendrán que adquirir un teléfono móvil nuevo si quieren acceder a los servicios que ofrece i-mode. Las palabras de Natsuno son, en este sentido, alentadoras. 'Si la Playstation y Pokémon han logrado arrasar en el mundo, el i-mode también puede hacerlo', dice.

El éxito de este servicio en Japón no responde, según Natsuno, a que los japoneses pasen más de dos horas diarias en el tren ni a que ellos sean personas menos adultas que las europeas o las americanas. 'En el norte de Japón, la gente se mueve en coche y los servicios i-mode cuentan con una alta penetración. Por otra parte, se ha demostrado que incluso esos europeos adultos juegan y se descargan tonos también', subraya.

Natsuno está convencido de que la clave del éxito del i-mode en Japón está en que han cambiado su mente desde la manera de pensar de las empresas de telecomunicaciones a la forma de hacer de Internet. 'La mayoría de los operadores se dedican a hablar de terminales, pero son más importante los contenidos. Son los que aportan valor a los usuarios finales. Sin ellos, no significa nada para los consumidores'. Para Natsuno, los proveedores de contenidos son los reyes del Internet móvil. Forman parte de un ecosistema que se completa con proveedores de red, fabricantes de teléfonos móviles y operadores de telefonía. Y donde todos ganan.

Sin duda, el número y calidad de los contenidos serán claves para atraer a los usuarios. En Japón hay actualmente más de 3.500 sitios de Internet móvil oficiales de Docomo y más de 66.000 no oficiales (contenidos elaborados por proveedores anónimos). Telefónica Móviles arrancará el próximo jueves con cerca de un centenar de proveedores (entre ellos Reuters, CNN, Invertia, Sega, Hudson, TPI o Lanetro), cifra que esperan que crezca rápidamente.

'En i-mode, la creación de contenidos es más sencilla que con wap el navegador que funciona en otros terminales multimedia. La razón es que se emplea un lenguaje muy similar al html de Internet', explica Pilar Latorre, directora de desarrollo de Telefónica Móviles España. Y esto hace también que la inversión que tiene que hacer un proveedor de contenidos para desarrollar una web i-mode no sea relevante: 'En el caso de un sitio de noticias estaríamos hablando de entre 3.000 y 6.000 euros', añade.

La operadora española lanzará en su oferta inicial tres móviles (dos de Nec y uno de Mitsubishi), aunque prevé que haya una docena de modelos de fabricantes como Samsung, Panasonic, Sagem o Siemens antes de que acabe el año. Los terminales no estarán subvencionados y costarán entre 200 y 300 euros, aunque esperan que haya algún modelo por debajo de 150 euros antes de final de 2003. Telefónica Móviles sí extenderá, en cambio, su programa de fidelización de puntos a i-mode. 'Partimos con una ventaja', dice Ezcurra, 'tenemos un 1,5 millones de clientes que regularmente usan e-mocion y le vamos a dar uno mucho más rico'.

El interrogante que queda abierto es el escaso éxito que hasta ahora ha alcanzado el i-mode en Europa, donde funciona en cuatro países (Alemania, Holanda, Bélgica y Francia) y suma un total de medio millón de usuarios. Algunos analistas califican de fracaso los resultados de E-Plus en Alemania, que ha conseguido sólo 140.000 suscriptores, y los de KPN en Holanda, que hace unos días reconocía que está relanzando su servicio i-mode, reduciendo su precio y embarcándose en una nueva campaña de marketing. Sólo ven positivos los resultados de Bouygues Telecom, el operador francés, que en seis meses ha logrado 200.000 abonados.

La operadora española, que ha invertido 20 millones de euros en i-mode (la mitad en publicidad y formación del canal de distribución y el resto en soluciones tecnológicas), cree haber aprendido de los errores cometidos por sus homólogas europeas. 'Al ser los quintos, tenemos lecciones aprendidas', dice Latorre, quien advierte que el i-mode español 'tendrá sabores. Estará adaptado a nuestra realidad'. Por ejemplo, serán los primeros en abrir el nuevo servicio a sus clientes de prepago (dos tercios de 18 millones), no cobrarán cuota de alta (todos los demás lo hacen) y ha introducido una novedad en el modelo de negocio: además de la suscripción mensual, Telefónica dará la opción de pagar por uso. 'Si alguien quiere conocer cómo están las acciones de una empresa, por ejemplo, puede entrar en una web, obtener el dato y paga por ello puntualmente', señala Latorre.

Otra novedad frente al i-mode japonés es que la operadora española ha convertido la parte del e-mail en mensajería multimedia, de tal modo que todo el mundo pueda mandar MMS sin necesidad de preguntar al otro qué terminal tiene. 'No queremos crear islas, sino que todos los móviles i-mode y multimedia se hablen entre sí'. Latorre está convencida de que el servicio va a ser un éxito. 'Lo que no va a ser es rápido', confiesa. 'No vamos a tener cuatro millones de clientes i-mode para septiembre; eso sería un milagro'.

Una tecla de acceso directo

Todos los modelos de terminales que lanzará Telefónica Móviles en una primera fase disponen de pantalla a color, mensajería multimedia y tonos polifónicos. Los tres teléfonos, que son plegables, tienen una tecla de acceso directo a i-mode, que permite al usuario acceder con un simple clic al menú de los contenidos, lo que agilizará el proceso. Además, los terminales disponen de doble navegador. Es decir, permitirán acceder tanto a los contenidos wap como a los propios de i-mode.

¿Qué cambios supone pasarse a i-mode?

Pregunta. ¿Qué me aportará de nuevo i-mode?

Respuesta. Tendrá juegos, tonos y logos, chat y mensajes, diarios online, portales... La principal contribución es la mejora de la experiencia de usuario mediante la incorporación de contenidos más ricos, color de más calidad y movimiento. Un usuario de i-mode verá el mismo menú que ve en e-mocion, pero la diferencia está en que tendrá una navegación más rápida. La parte de navegación es lo que cambia, porque la red es la misma que utilizan otros terminales multimedia, la GPRS.

P. ¿Tengo que cambiarme de teléfono o puedo acceder a los servicios i-mode desde mi teléfono multimedia actual?

R. Para acceder a los contenidos i-mode el cliente tiene que tener un terminal que permita acceder a ellos. En España sólo hay actualmente tres modelos disponibles, dos de Nec (N223i y Nec N341i) y uno de Mitsubishi (M222i).

P. ¿Podré mandar o recibir mensajes o enviarlos con amigos que no tienen teléfonos i-mode?

R. La mensajería multimedia es un servicio aparte. Todos los terminales i-mode que se comercialicen lo incorporarán, por lo que los clientes que ya envíen MMS con sus móviles actuales también lo podrán hacer ahora.

P. ¿Cuánto va a costarme pasar a i-mode?

R. El coste del tráfico en Movistar e-mocion es el mismo que el actual, en función del bono GPRS que tenga el cliente. Luego habrá tarifas para los bonos y las suscripciones (de 0,5 a 3 euros, según el proveedor) y los contenidos premium. El precio de los terminales estará entre 200 y 300 euros, aunque el cliente de Movistar se podrá beneficiar de los planes de puntos y estrena.

P. ¿Qué pasa con las baterías? ¿Se me descargará el teléfono i-mode antes si tengo mejores juegos y servicios más ricos?

R. En cuanto a la duración de baterías, Telefónica Móviles asegura que con los terminales que comercializa en su oferta de lanzamiento garantiza una experiencia similar a la que tienen los clientes con los terminales actuales.

P. ¿Qué diferencia al servicio i-mode de un teléfono MMS?

R. Hay que resaltar que un teléfono i-mode también es MMS. La parte de descarga de contenidos existe en los dos, porque llevan Java. Ambos tienen cámara (en los terminales i-mode sólo en uno de los tres que hay disponibles actualmente). Los dos tienen color. La diferencia fundamental está en la parte de navegación.

Servicios con éxito

Un mando a distancia

Los terminales i-mode que integran un puerto de infrarrojos pueden ser utilizados como sustitutos de los mandos a distancia para televisores, equipos de música o retroproyectores. En Japón, las máquinas de karaoke DAM pueden manejarse desde los teléfonos i-mode y permiten almacenar las canciones favoritas.

Los últimos modelos de Nokia también cuentan con aplicaciones que transforman el móvil en un control remoto.

Pagar la coca-cola con el móvil

El gigante de bebidas refrescantes Coca-Cola ha invertido 100 millones de yenes en Japón para que sus expendedoras de bebida de ese país dejen de ser 'máquinas aburridas'. Tras firmar un acuerdo con NTTDocomo en 2002, la firma estadounidense ha puesto en marcha un servicio, denominado C-mode, que permite a sus abonados comprar bebidas en las expendedoras con su teléfono móvil, además de adquirir tonos, salvapantallas y juegos. Coca-Cola ya ha adaptado 650 máquinas y el objetivo es poner el servicio en el millón de máquinas que tiene en todo el país. ¿Cómo funciona? El usuario se da de alta en C-mode, a través de una página web o del móvil, y efectúa un prepago. Docomo facilita un código en forma de mensaje al cliente, que queda registrado en el teléfono. Más tarde este código le servirá como identificador a la hora de adquirir la bebida, ya que el terminal se comunica con la máquina gracias a un equipo sensor que ésta tiene incorporado. El servicio ya tiene registrados 178.000 usuarios.

Guía de restaurantes

Se podrán descargar guías de restaurantes de las distinta ciudades. I-Mode ofrece esta información de manera gratuita en Japón.

De compras sin tarjeta de crédito

Los pagos a través de móvil pueden hacerse una realidad cotidiana. A través del puerto de infrarrojos o un mensaje corto, el usuario facilita un código secreto para poder realizar un pago, que le será incluido a final de mes en la factura de teléfono.

Telefónica pondrá a disposición de los clientes i-mode el sistema Mobipay, desarrollado por las principales entidades financieras españolas para realizar transacciones desde el móvil.

Mascotas virtuales

¿Se acuerdan del éxito comercial del tamagochi? Ahora los japoneses tienen la opción de descargarse una mascota virtual, un chiguagua como el de la fotografía por ejemplo, y darle todo tipo de cuidados en el móvil. El servicio lo ofrece la compañía Bandai Network, una filial de la multinacional juguetera japonesa. El animal -se puede escoger entre muchas razas de perro- puede hacer casi cualquier cosa: pasear, morder una pelota, sentarse en una silla, comer, etc. 'Tenemos 100.000 usuarios que crían estos caninos y que pagan 300 yenes por mes', explica un portavoz de la firma japonesa, que tiene actualmente cuatro millones de suscriptores a sus contenidos móviles que pagan un promedio de 1,2 euros al mes. Entre la oferta de la compañía destacan también multitud de salvapantallas, apuestas virtuales en partidos de fútbol o la opción de que el personaje popular que escoja cada cliente, como la archiconocida Hello Kitty, le dé el pronóstico del tiempo o las últimas noticias del corazón.

Repetición de la jugada

La información deportiva puede vivir una auténtica revolución con el envío de vídeos con los últimos goles en tiempo real.