El paladar

Tres bálsamos divinos

El Ministerio de Agricultura distingue a los mejores aceites de oliva virgen extra de España

D

ice el Ministerio de Agricultura que cabe en sus competencias reconocer el trabajo bien hecho y estimular a los productores a obtener y comercializar alimentos de calidad. Pues bien, con tal espíritu se sumerge por sexta vez en el mar del aceite de oliva para determinar qué almazaras españolas están haciendo mejor su trabajo. Y concluye que en el apartado de aceites frutados verdes amargos, la Sociedad Cooperativa Andaluza Nuestra Señora de la Paz, de Estepa (Sevilla), y la Sociedad Cooperativa Andaluza Olivarera San José, de Lora de Estepa, elaboran los aceites más completos. En la modalidad de aceites frutados verdes dulces, quien mejor ha hecho las cosas ha sido la almazara de Manuel Montes Marín, en Priego de Córdoba, y la Sociedad Cooperativa Andaluza Virgen del Castillo, de Carcabuey (Córdoba). Por último, en el grupo de aceites frutados maduros, Rodau, de Torroella de Fluviuá, en Girona, y la almazara Moli La Boella, de La Canonja, en Tarragona, son los merecedores de los premios.

El galardón de los mejores aceites de oliva virgen extra españoles constituye uno de los intentos más científicos de conocer los mejores zumos de aceituna elaborados en nuestro país. No en vano, los filtros que han de pasar los productos seleccionados determinan que los ganadores disfrutan de contrastada calidad; los concursantes (aceites acordes con la reglamentación comunitaria relativa a características y métodos de análisis) han de superar una primera fase de selección y después ser analizados sensorialmente por el Panel Oficial de Catadores del Ministerio de Agricultura, organismo que seleccionará tres producciones en cada uno de los tres tipos en que se divide el concurso. Posteriormente, un jurado que integran cuatro personalidades de reconocido prestigio en el ámbito aceitero, restaurador y gastronómico, asesorados por dos miembros del panel del cata del ministerio y coordinados por la directora general de Alimentación, determinarán ya definitivamente los vencedores y los accésit en cada uno de los grupos.

No debe errar mucho en sus deliberaciones este elenco de sabios, puesto que ha coincidido con otros concursos en señalar a Oleoestepa como una de las mejores productoras de aceite virgen extra en España. A esta cooperativa de segundo grado situada en Estepa (Sevilla) pertenece la almazara Nuestra Señora de la Paz, triunfadora en la modalidad de aceites frutados verdes amargos. La almazara también logró un accésit en la feria de Expoliva en Jaén, certamen que otorgó, asimismo, el primer premio a otra productora de Oleoestepa, Sor Ángela de la Cruz. Arbequisur, se alzó con el León de Oro en Vari (Italia) y San José de Lora, también de Oleoestepa, ha cosechado un accésit en el concurso organizado por el Ministerio de Agricultura, además del primer premio a la calidad en la Diputación de Sevilla y el tercero en Expoliva 2003. Los aceituneros de los 11 municipios blancos que componen la cobertura de Oleoestepa han hecho bien las cosas durante los últimos años.

Y lo mismo ocurre con el que el ministerio de Atocha considera el mejor aceite frutado maduro, elaborado por la almazara gerundense Rodau; una verdadera joya oleica cultivada entre los Pirineos y el Mediterráneo, confeccionada con singulares criterios cualitativos. Por último, el aceite de Manuel Montes Marín, considerado el mejor frutado verde dulce, constituye otro glorioso ejemplo de zumo frutado de manzana, hierba, tomate y almendra de gran intensidad.

Coop. Nuestra Señora de la Paz El más laureado

El jurado destaca que este aceite elaborado por la cooperativa estepeña, integrada en Oleoestepa, es 'frutado intenso de aceituna verde, con notas de hoja de higuera, manzana verde, hierba y almendra verde'; y que es también, en boca, amargo, medio picante y de entrada suave. Oleoestepa, uno de los espíritus más sensibles del mundo aceitero español, agrupa a 16 almazaras repartidas por 11 pueblos sevillanos a las que pertenecen 4.000 olivicultores. Los 22 millones de kilos de aceite que elabora cada año surgen de los 6,5 millones de olivos que ampara distribuidos por 50.000 hectáreas.

Rodau Calidad de manual

El aceite elaborado por esta firma del Alto Empordá es frutado intenso con notas de manzana, hierba y almendra y escaso amargor en boca, ligeramente picante, muy dulce y almendrado. En definitiva, un aceite de calidad extrema que Rodau elabora con el manual siempre presente: ha elegido tres variedades por su idónea adaptación a la explotación (entre los Pirineos y el Mediterráneo): arbequina, koroneiki y hojiblanca. Cada variedad es analizada durante el envero (principio de maduración) e inicia la recolección cuando los aromas alcanzan su máxima expresión frutal.

Montes Marín. Tradición familiar

Esta almazara de Priego de Córdoba, acogida a la DO del mismo nombre, es una empresa familiar creada en 1995. Produce una media de 2,5 millones de kilos de aceite a partir de las variedades picudo y hojiblanca. El Ministerio de Agricultura ha reconocido su sabor frutado intenso, que presenta un amargor y picor medios en boca y un almendrado verde de intensidad media-alta y de entrada dulce. La almazara presenta tres marcas comerciales, todas virgen extra de 0,5 grados: Fuente de la Madera, con variedades picuda y hojiblanca; Pórtico de la Villa, sólo picudo, y Manuel Montes, de picudo y hojiblanca.