_
_
_
_
_
Transparencia

Botín quita la coraza al SCH

La junta de accionistas del Santander aprobará hoy la supresión de la limitación del 10% de los derechos políticos que puede ejercer un solo accionista, entre otras medidas de blindaje. Además, repasa un ejercicio marcado por el negocio latinoamericano

Los accionistas del Santander Central Hispano están citados hoy a las 11 horas de hoy en el Palacio de Festivales de Santander para la que será la segunda junta de accionistas en la que Emilio Botín se presenta como presidente único del primer banco español. Lo hace con retraso. Aunque tradicionalmente el banco celebra dos asambleas al año, una en febrero -en la que se hace una primera presentación de resultados- y otra en junio -en la que éstos son aprobados de forma oficial- este año, accionistas y equipo directivo se verán hoy por primera vez en 2003 las caras. La junta, que estaba prevista para el pasado 22 de febrero, fue aplazada por las malas condiciones del mercado, según la versión oficial, aunque otras fuentes apuntan al deseo de la dirección de acudir a la junta habiendo cerrado por completo el capítulo de las millonarias indemnizaciones a Ángel Corcóstegui y José María Amusátegui, que son incluidas en la memoria del banco.

Los analistas coinciden en que la asamblea se celebra en un momento favorable para el banco. 'Las perspectivas para la entidad han mejorado sensiblemente en Latinoamérica, donde está demostrando que puede ser un valor rentable y además es líder en el sector español en lo que a captación de recursos se refiere', según Javier Bernat, de Caja Madrid. Sin olvidar la recuperación que ha experimentado la acción en los últimos meses -acumula una revalorización del 22,3% en lo que va de año frente al 6,1% del BBVA- y la mejora de su calificación crediticia por parte de Moody's, Fitch y S&P en el último mes. 'La decisión de retrasar la junta ha sido acertada, los ánimos están más calmados y el sentimiento del mercado es más positivo', según Luis Vadillo, de Renta 4.

En el orden del día de la junta está prevista la modificación de los estatutos sociales, cuyo punto fuerte es la aprobación de la eliminación de las medidas estatutarias de blindaje -anunciada durante la asamblea del año pasado-. Entre las medidas que se suprimirán se encuentra la limitación del 10% del porcentaje de votos que puede ejercer un solo accionista. Así, cada accionista tendrá derecho a un voto por cada título que posea o represente.

Además, está previsto que se eliminen los requisitos vigentes hasta ahora para ser elegido consejero, por los que se necesita ser titular de un mínimo de 100 acciones con una antigüedad de al menos tres años o que su candidatura sea respaldada por tres cuartas partes del consejo. También se suprimen condiciones para ser presidente y vicepresidente. Y desaparece la exigencia de contar con el apoyo del 70% del capital para aprobar una fusión, la transformación de la sociedad, modificación de su objeto social o su disolución.

A juicio de los expertos, la eliminación de los blindajes responde a una práctica de buena imagen y no supone un riesgo de toma de control. Matías Rodríguez-Inciarte, vicepresidente del Santander, defendía hace 15 días la supresión de los mecanismos estatutarios de protección contra ofertas de compras hostiles como buena medida de gobierno corporativo. 'Es una medida con la que la entidad quiere hacerse más transparente y adaptarse a los estándares internacionales, además de cumplir con el Código Aldama', señala Rafael Alonso, de Espírito Santo. 'La supresión de estas medidas también es positiva desde el punto de vista de los fondos, en ocasiones interesados en compañías que cumplen con códigos de buen gobierno', añade Bernat.

Al margen de estas novedades, la junta de hoy debe aprobar los resultados de 2002. Botín presenta unas cuentas que brillan menos que en anteriores ocasiones. El beneficio neto consolidable atribuido al grupo fue de 2.247,2 millones de euros, un 9,6% menos que en 2001, por el impacto de la crisis argentina y la depreciación de otras divisas latinoamericanas.

Para este año, el grupo tiene como objetivo ser el mejor y más rentable banco de la zona euro, además de lograr un crecimiento cero de los costes y fortalecer su balance. Para los expertos estos objetivos son posibles siempre que el banco logre aumentar su cuota de mercado en España y sea líder en captación de recursos, ya que la bajada de los tipos de interés hace difícil el incremento de los márgenes. Por el momento, SCH ya ha empezado a reducir costes, algo que ha sido aplaudido por las casas de análisis. En la última semana ha anunciado que cierra las oficinas de Bolsa de París, Milán y Fráncfort. 'Su finalidad es centrarse en el negocio doméstico y en Latinoamérica', sostiene Vadillo. Preocupados por la política de personal, CC OO, UGT y CGT anuncian que han sindicado 1,5 millones de acciones para intervenir hoy en la junta. Su portavoz será Laura Pinyol, de CC OO.

América Latina vuelve a ser prioridad

'Lo mejor de Latinoamérica está por venir, y es una oportunidad estratégica para España y sus empresas que no se debe desaprovechar'. Así de tajante se mostraba Francisco Luzón, responsable de Latinoamérica del Santander Central Hispano, hace un mes. El propio Botín ha llamado a volver a invertir en la región, en especial en el Brasil de Lula, un presidente al que ha elogiado.En los tres últimos ejercicios el negocio americano le ha costado más de un disgusto al Santander. En 2002, la depreciación de las divisas latinoamericanas restó 892 millones de euros a los resultados. Sin embargo, la entidad sigue apostando por países como Brasil, México, Chile, Venezuela, Puerto Rico e incluso Argentina y sólo se ha replegado de Perú, Bolivia y Colombia.Para los expertos es comprensible esta inclinación. 'El banco lo está haciendo muy bien y está bien situado', señala Javier Bernat, de Caja Madrid Bolsa. 'Para la entidad es fácil obtener beneficios en México y Chile, ya que allí está integrando sus bancos, y en Brasil, ya que está llevando a cabo una reestructuración', añade. Más escéptico es Rafael Alonso, de Espírito Santo: 'Es cierto que lo peor podría haber pasado pero la devaluación de las divisas seguirá penalizando sus resultados. Aunque registrarán una mejoría en moneda local al trasladarla a euros ésta será moderada'.Morgan Stanley estima que la contribución de Latinoamérica al beneficio neto del Santander podría caer de 1.384 millones de euros en 2002 a 1.045 previstos este año.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_