'Caso Gescartera'

La empresa de la familia Rato, "cliente especial" del banco HSBC

La empresa Muinmo, cuyos accionistas son Rodrigo Rato Figaredo y sus hermanos Ramón y María Ángeles, aparece en la lista de clientes 'de categoría especial' del banco HSBC, según consta en el documento enviado a la juez instructora del caso Gescartera por Peter Atkins, director general del HSBC en España.

Este documento, que hasta ayer permanecía bajo secreto de sumario, revela otros nombres con la categoría de clientes especiales. Entre ellos, el Grupo Franco, (Recreativos Franco, Franco Distribuciones e Informática Franco); Jesús Sancho Rof, ex ministro de UCD y ex director de RTVE; Roberto Redondo Recio y Gonzalo Vera-Fajardo Belinchón.

Según consta en los protocolos internos del banco, bajo las categorías especiales de clientes se encuentran personalidades que merecen vigilancia especial, bien sea por el cargo público que ostenten, bien por la naturaleza de sus actividades (como casinos, empresas de armas, etc). La polémica sobre Rato y el HSBC arrancó cuando, a raíz del caso Gescartera, trascendió que Muinmo había conseguido un crédito del HSBC, cuyas condiciones la oposición no ha logrado averiguar. El PSOE sospecha que en este punto, el vicepresidente sí recibió un trato de favor. Rato siempre ha sostenido que se trata de un crédito a tipos de interés y otras condiciones, todas ellas habituales en el mercado.

Otra persona que aparece en la lista de clientes especiales del HSBC, Juan Carlos Gimeno Gascón, gestiona varias empresas de titularidad municipal en Valencia y pertenece al círculo de amistades de Salvador Palop, implicado en la presunta financiación irregular del PP.

El fiscal del caso Gescartera solicitó en el mes de febrero conocer la lista de clientes especiales para determinar si tenían alguna relación con los movimientos de dinero investigados en el procedimiento, 'siendo necesaria la identificación de las cuentas y movimientos de estos clientes'.

En un documento enviado el 5 de junio a la jueza que instruye el caso, Teresa Palacios, el fiscal pidió el levantamiento del secreto de esta pieza, que la titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 decidió ayer.

'Es conocido públicamente que la Sociedad Muinmo guarda una relación comercial con el Banco HSBC por haber aparecido mencionada en los medios de comunicación y en el Parlamento al margen de este procedimiento', asegura el fiscal en su escrito. 'Respecto a los demás clientes, el hecho de ser tales con la categoría mencionada no conlleva ningún juicio de desvalor'. El fiscal también precisa en su escrito que 'si estos datos deben quedar incorporados a esta instrucción es sólo como consecuencia de la apertura de 163 cuentas cuya titularidad atribuye la entidad bancaria a la filial suiza, y niega obstinadamente identificar a sus titulares reales o beneficiarios de las mismas'.

En relación a este punto, la juez Palacios ha pedido auxilio judicial a las autoridades suizas mediante el envío de una comisión rogatoria en relación a estas 163 cuentas cifradas del banco HSBC en Ginebra. El secretario de Estado de Energía, José Folgado, que ayer declaró como testigo ante la juez, ya había investigado personalmente esas cuentas en 2001.

En el auto de la juez, fechado el 13 de junio, se afirma que durante la investigación no se ha encontrado 'hilo conductor mínimo indispensable para impetrar en los movimientos bancarios a fin de comprobar flujos económicos de una presunta vinculación con Gescartera'.

La juez no descarta sin embargo que tras algunas de esas cuentas se encuentren personas físicas o jurídicas relacionadas con Gescartera. Tras el envío de comisión rogatoria a Suiza, 'y una vez que se conozcan las identidades de las cuentas, se incidirá sobre aquellas que estén vinculadas a la causa', afirma la juez en el auto.

Cuentas opacas

Las sospechas sobre que en esas cuentas opacas podría haber dinero de los clientes de Gescartera saltaron cuando el Banco de España las incluyó en 2001 en el informe sobre las entidades financieras españolas vinculadas al caso.

La Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (Sepblac), que entre 2001 y 2002 dirigía José Folgado, inició entonces una investigación para determinar si dichas cuentas sirvieron para ocultar en paraísos fiscales el dinero de Gescartera.

'Desconozco si a través de esas cuentas pudo desaparecer el dinero de Gescartera', declaró ayer Folgado, quien compareció como testigo ante ante la juez Palacios. 'Lo que sí puedo asegurar es que desde el Sepblac, las cuentas fueron investigadas a fondo'. También declararon como testigos Peter Atkins, director general del HSBC en España, que se negó a dar información sobre las cuentas, y el periodista Roberto Santos.

Sancho Rof: 'Firmé un buen crédito que ya cancelé'

Jesús Sancho Rof, ex ministro de Sanidad con UCD y actual presidente de la patronal que agrupa a las constructoras de ámbito regional (Aerco), afirma que en ningún momento ha tenido constancia de ser cliente especial del HSBC. Sancho Rof, en declaraciones a Cinco Días, explicó ayer que este banco le facilitó un crédito puente personal de unos 360.000 euros con la garantía de su piso destinado a comprar una nueva vivienda. 'Me dieron facilidades de pago, pero en ningún momento se me catalogó como cliente especial ni me he considerado como tal', explica el exministro.

El crédito puente llevó aparejada la apertura de una cuenta corriente, que junto al préstamo fue cancelada en menos de un año, cuando Sancho Rof vendió su antigua vivienda y con el dinero obtenido pudo liquidar su deuda con HSBC, según añade el ex ministro.

Sancho Rof detalla que 'las condiciones del crédito fueron buenas' y que no ha tenido relación alguna con Gescartera.

Por su parte, el Grupo Franco, que también aparece en la lista de clientes especiales del HSBC, se asoció con otra sociedad denominada Isim Carthago, propiedad del diputado Andrés Vicente Ayala, quien participó por el PP en la comisión de investigación de Gescartera. La unión de ambas sociedades consiguió la explotación del único casino existente en La Rioja.

Ayer, la comisión del Estatuto del Diputado autorizó a Ayala compatibilizar el escaño con su participación en la empresa.