Junta

Unión Fenosa no venderá el 50% de sus centrales de ciclo combinado de México

Unión Fenosa ha anunciado hoy al termino de la junta general de accionistas, que no venderá, al menos de momento, el 50% de sus centrales de ciclo combinado (gas) de México. La búsqueda de un socio para el negocio de generación de México, que incluye las centrales de Hermosillo, Tuxpan y Naco Nogales, formaba parte del Plan Estratégico de Unión Fenosa para el periodo 2003-2007.

El anuncio hecho por el presidente de Fenosa, Antonio Basagoiti, se produce a pesar de que, hace unas semanas, el propio vicepresidente y consejero delegado de la compañía, Honorato López Isla, confirmara que que la empresa ya había recibido ofertas financieras y de socios industriales para su tres centrales de generación en México.

El presidente de Unión Fenosa justificó esta decisión de "stand-by definitivo, por el momento", al argumentar que las centrales "funcionan como un tiro", que tienen a la Comisión Federal de Electricidad como cliente único, por lo tanto, "no tienen riesgo" y, además, cuentan con un "buen pagador". "Por lo tanto, creo que durante algún tiempo no va a haber operación en México", apuntó.

Añadió que esta decisión temporal de no vender no afectará a los planes de recorte de deuda de la compañía porque se van a cumplir los objetivos "holgadamente" sin necesidad de esta operación. "Aparte de eso -continuó-, se está generando caja".

Negocios junto a Enel

A este respecto, tanto Basagoiti como el consejero delegado se refirieron al acuerdo cerrado ayer con la italiana Enel para venderle el 80% de Unión Fenosa Energías Especiales y el 50% del ciclo combinado de Palos de la Frontera, en Huelva, (1.200 MW) por 326,5 millones de euros, lo que permitirá a la empresa reducir su endeudamiento en 500 millones.

Así, indicaron que, con esta operación, completan sus planes para la entrada de socios estratégicos en determinados negocios que permitan mejorar su situación financiera y de negocio.

Supresión del blindaje

Por otra parte, la junta general de accionistas aprobó hoy unos nuevos estatutos sociales, adaptados a las recomendaciones de buen gobierno corporativo que incluyen la supresión de blindajes en el consejo de administración de la empresa, lo que elimina los obstáculos a la posible aquisición de Unión Fenosa por otra sociedad.

Así, se suprime, entre otras medidas la limitación de derechos de voto al 10%, independientemente de la participación que tuviera un accionista en la empresa, así como la exigencia de mantener títulos de la compañía durante tres años para ser consejero.

Además, se incluye un nuevo sistema retributivo para el Consejo de administración, mediante cantidad fija, que acaba con el actual modelo vinculado a un porcentaje de los beneficios netos de la entidad. De este modo, los consejeros percibirán este año un total de 4 millones de euros frente a los 7 millones que les hubiera correspondido por el anterior sistema.