Precios

La tasa de infiación anual desciende al 2,7%, la menor desde diciembre de 2001

Mayo fue un buen mes para la inflación. El índice de precios de consumo (IPC) descendió una décima sobre abril. En tasa interanual (sobre mayo de 2002), registró un avance del 2,7%, cuatro décimas menos que en abril. Este significativo descenso de la inflación interanual es imputable casi exclusivamente al comportamiento bajista de los precios de los carburantes y de los servicios de ocio, cultura y turismo.

El núcleo duro de la inflación, medido por la tasa subyacente (la que excluye los alimentos frescos y los precios de la energía) se redujo también, tres décimas, aunque sigue a un nivel muy alto (el 3%). En los cinco primeros meses del año se ha acumulado una inflación del 1,2%, más de la mitad de la estimación que maneja el Gobierno para todo el año (2%).

El descenso de una décima en mayo es imputable a la caída de precios del petróleo en los mercados internacionales, que ha provocado una caída de los combustibles y carburantes del 3,4%, mientras que en mayo de 2002 había aumentado un 0,3%. Así, la variación en 12 meses de esta rúbrica es negativa del 3,1%, frente al 2,4% negativo de mayo de 2002. El reflejo en la rúbrica de transporte del descenso del precio del crudo es significativo, pues cae un 1,1%, frente a un aumento del 0,3% en mayo de 2002; con ello, la variación en 12 meses es de sólo 0,2% (1,2% hace un año).

La aportación de los combustibles a la caída de mayo ha sido de 0,169 puntos (casi dos décimas). Una aportación también superior a una décima (0,113 puntos) ha tenido el descenso del grupo de ocio y cultura; turismo y hostelería ha bajado un 0,8% y aporta casi una décima de descenso.

Pero estas bajadas han sido en parte amortiguadas por el avance de vestido y calzado, con una aportación de 0,113 puntos, y la alimentación, con aportación de 0,061 puntos. La inflación en alimentación en tasa interanual es del 3,6%, mientras que hace un año era del 5,1%; la elaborada ha pasado del 4,9% de hace un año al 2,8% actual.

El descenso es generalizado en todos los grupos del IPC. Pero mientras en los bienes industriales, abiertos claramente a la competencia internacional y con la inversión paralizada en los últimos trimestres, la tasa interanual está en el 1,6%, los servicios siguen con tasas elevadas (3,5%). Precisamente los servicios son, en buen parte, responsables de que la inflación subyacente no haya bajado del 3%. Por comunidades, el IPC más alto se registra en Murcia y La Rioja (3,2%).

Tirón de orejas del Gobierno al vestido y calzado

El buen dato de inflación de mayo tuvo también su lado negativo. El secretario de Estado de Economía, Luis de Guindos, avisó ayer a los empresarios del calzado y vestido que perderán competitividad si siguen con precios elevados. El grupo del vestido mantiene una subida interanual del 5,5%, muy superior al IPC general (2,7%).

El diferencial con Alemania se mantiene en dos puntos

La reducción de la inflación en España ha ido paralela a la de los países de la Unión Europea, aunque en los dos últimos meses el descenso ha sido más pronunciado en España.

Así, es muy probable (aún no se tienen los datos cerrados de la media de la UE) que el diferencial de precios en el mes de mayo haya caído por debajo de un punto (0,8 puntos), si se da por bueno el aumento de precios en la zona euro del 1,9%, como adelantó Eurostat de forma preliminar. Un diferencial de IPC como el actual con la zona euro no se produce desde hace prácticamente 15 meses, y durante el último año ha sido más común una tasa diferencial más cercana a dos puntos que a uno, especialmente con la Unión Europea.

Pese a este alivio del diferencial de precios con la zona euro, la diferencia con Alemania es muy grande, ya que se mantiene en dos puntos, frente a 2,1 en abril. Durante el año 2002 la diferencia en el aumento anual de precios entre España y Alemania ha estado bordeando los tres puntos, especialmente en noviembre y diciembre. Con Francia el diferencial es ligeramente menor, pero también ha estado en los últimos 18 meses entre el uno y dos puntos. El distinto nivel de inflación con Francia y Alemania es clave para medir la pérdida de competitividad de la economía en los dos principales mercados españoles en el exterior, toda vez que el tipo de cambio es un instrumento no practicable dado que existe moneda única.

Por otra parte, ayer se conoció la evolución de los precios en Italia. La inflación interanual en ese país fue del 2,7% en mayo, mientras que no sufrió variación respecto a abril, según datos definitivos comunicados por el Instituto Nacional de Estadística (Istat). El índice armonizado, que permite comparar los precios con los del resto de la UE, subió dos décimas respecto a abril, situándose en el 2,9%, por encima del IPC armonizado español (2,7%).