Consejo de ministros

Arias Cañete acata la posición franco-alemana sobre la reforma de la PAC

El ministro español de Agricultura, Miguel Arias Cañete, afirmó hoy que apoyará un acuerdo franco-alemán sobre la reforma de la Política Agrícola Común (PAC), "si conviene a Francia, que tiene una posición similar a la española". El ministro aseguró que las negociaciones finales sobre la reforma, que se celebran en el maratoniano Consejo de Ministros que comenzó ayer "avanzan tímidamente" y precisó que aún "falta una aproximación de posiciones entre los Quince".

Arias Cañete ha reprochado a la presidencia de la UE y a la Comisión Europea que "apenas han modificado su posición inicial con el texto de compromiso presentado ayer" y que todavía deberán "hacer más concesiones". Reclama que en la revisión de la PAC las ayudas se desliguen de la producción sólo parcialmente y que sólo se establezca la desvinculación para los sectores de herbáceos y vacuno macho.

El eje París-Berlín

El canciller Gerhard Schröder y el presidente Jacques Chirac acercaron posiciones sobre la PAC en una reunión celebrada hace dos días:

  • Francia y Alemania están de acuerdo en las fechas: creen que el grueso de la reforma significativa de la PAC debe hacerse a partir de 2007. El texto de compromiso anunciado ayer adelanta a 2004 o 2005 la aplicación del recorte gradual de las ayudas directas, mientras que en el proyecto legislativo sobre la PAC presentado por la Comisión Europea en enero se establecía para 2007.

  • También lo están sobre el matiz: respecto de la desvinculación total de las ayudas propuesta por Bruselas, que consiste en desligar los subsidios de la producción y sustituirlos por una prima a la hectárea o la explotación, Francia y Alemania quieren que se realice sólo de forma parcial.

  • Ambos creen necesario reforzar el desarrollo rural mediante la "modulación": esperan que el dinero obtenido del recorte gradual hasta el 19% de ayudas a partir de 2007 vaya a medidas de desarrollo rural, un punto que también respalda España argumentando que, de lo contrario, "muchos agricultores dejarán de producir".

A grandes rasgos, los Quince miembros del Consejo se dividen en dos grupos: quienen defienden los planes del comisario europeo Franz Fischler (Reino Unido, Países Bajos, Suecia y Dinamarca) y quienes lo han venido rechazando (todos los demás, salvo Alemania, con una posición ambigua). La propuesta de compromiso de la Presidencia se articulará en torno a tres ejes: que la próxima política agraria sea compatible con las negociaciones de la OMC, que no entrañe el abandono de tierras en las regiones más desfavorecidas y que simplifique la burocracia a la que se enfrentan agricultores y ganaderos.