Corrección

El BCE rebaja al 1% su previsión de crecimiento de la eurozona para 2003

La recuperación económica de los doce países del área no se producirá hasta 2004, para cuando el Banco Central Europeo prevé un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de entre el 1,1 y 2,1%. Para el conjunto de 2003, la inflación se moverá entre el 1,8 y 2,2% y en 2004 descenderá a valores entre el 1,1 y por 2,1%, que se ajustan al modelo de estabilidad de los precios fijados por el banco emisor.

En mayo, la media de inflación de los 12 países de la Unión Monetaria se colocó en el 1,9%, según datos provisionales de la Oficina de Estadísticas Eurostat. En España, la tasa interanual de inflación en mayo fue del 2,7%, aún por encima del tope del 2% establecido por el BCE, pero "aceptable", según el miembro de su directorio Eugenio Domingo Solans, teniendo en cuenta su mayor crecimiento económico respecto a otros países de la zona.

Deflación en Alemania

En líneas generales, varios altos cargos del banco, incluido su presidente, Wim Duisenberg, ya habían anunciado que las cifras de crecimiento económico y el índice de subida de los precios disminuirían en 2003. Hace unos días, The Economist revisó también las previsiones de crecimiento para el conjunto de la eurozona, que cae del 1,1% al 0,8%.

El BCE ha reconocido que algunos países, como Alemania, pueden deslizarse por la senda de una caída continuada de los precios por algún tiempo. "La deflación no constituye un concepto significativo cuando se refiere a regiones concretas dentro de una unión monetaria", apostilla el banco, sin prestar oído a las advertencias sobre este peligro dadas por varios organismos internacionales, incluido el Fondo Monetario Internacional (FMI), además de numerosos economistas.

Nueva contracción del PIB hasta junio, según el DIW

El Instituto Alemán de Estudios Económicos (DIW) asegura en un informe difundido hoy que el PIB alemán bajó una décima en el segundo trimestre de 2003, con lo que, técnicamente, se puede hablar de recesión en la economía germana. Para los economistas, una coyuntura comienza a ser recesiva

cuando el PIB tiene un crecimiento negativo durante dos trimestres consecutivos. En el último de 2002, la economía alemana tuvo un crecimiento cero y en el primero de 2003 un crecimiento negativo del 0,2%. El DIW es el primero de los grandes institutos de estudios económicos en presentar sus cifras del segundo trimestre de 2003. Las cifras oficiales del período entre abril y junio las presentará el Departamento Federal de Estadística a mediados de agosto.