Tabacaleras

Altadis afronta un cambio radical de fisonomía en su año más decisivo

Apesar del buen comportamiento de Altadis el pasado ejercicio (la cifra de ventas consolidada creció un 3,4% y el beneficio neto se incrementó un 16,5%), la actualidad mas rabiosa sobrevolará hoy en todo momento sobre la junta de accionistas.

La compañía ha reconocido que se endeudará en 2.400 millones de euros para financiar su plan de expansión, una cifra que supone doblar su volumen de endeudamiento actual. El primer capítulo de este plan lo cerró la semana pasada.

El lunes 2 de junio el Gobierno marroquí anunció su decisión de vender su monopolio tabacalero Régie des Tabacs du Maroc (RTM) a la mejor oferta económica presentada por Altadis en competencia con las multinacional BAT y Philip Morris.

Altadis deberá desembolsar el próximo mes de julio un total de 1.292 millones para controlar el 80% del capital de la marroquí. Tanto la operación en sí, como el alto precio pagado ha levantado un creciente ambiente de escepticismo entre los analistas que mayoritariamente han juzgado la compra como negativa para la compañía.

Como resultado perdió la semana pasada toda la revalorización bursátil que había atesorado desde el 1 de enero de este año.

Puja por ETI

El segundo capítulo se escribirá previsiblemente después del verano. Según la interpretación de las expertos, para principios de noviembre está previsto que el Gobierno italiano desvele a quién venderá su antiguo monopolio tabacalero ETI. Altadis compite en la puja. De hecho, parte del megacrédito que recibirá lo destinará a respaldar su oferta económica por ETI en la que compite también con BAT y con una potente oferta de empresarios italianos asociada de alguna manera a Philip Morris.

Esta financiación se instrumentará primero a través de un crédito puente en el que intervendrán varias entidades financieras españolas y extranjeras y después se sustituirá con una emisión de bonos de renta fija.

En este sentido, Altadis comunicó ya a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en noviembre de 2002 su intención de llevar a cabo una emisión de pagarés por valor de 1.000 millones para financiar posibles compras de compañías.

En aquel momento, la sociedad aseguró que la emisión contaba ya con el visto bueno de las autoridades bursátiles francesas y el Banco de Francia, ya que sólo se comercializará en el país vecino.

Foto fija

De lograr finalmente la adquisición de la empresa italiana ETI, Altadis cambiará totalmente su fisonomía actual, y sus elevadas y crecientes necesidades financieras le pondrán muy difícil repetir los hitos logrados en el ejercicio 2002.

Su perfil lo define una facturación consolidada de 3.182 millones de euros, que le permitió alcanzar un ebitda de 971 millones de euros, un beneficio de explotación de 811 millones y un resultado neto de 435 millones (+14,5%). Con ello, este año podrá pagar con cargo a 2002 un dividendo total de 0,70 euros por acción, un 13% más que el pasado ejercicio.

La foto fija de la empresa refleja que a 31 de diciembre de 2002 soportaba una deuda financiera de 2.328 millones de euros, que ahora se incrementará como resultado de la financiación del plan de expansión citado, y una tesorería e inversiones financieras a corto plazo de 1.242 millones.