Deuda

Emisión récord de La Caixa en sólo tres horas

Los bonos canjeables por un 5% de Endesa suponen la mayor operación

española con un instrumento en auge

En sólo tres horas La Caixa vendió el pasado martes a fondos europeos bonos a tres años canjeables por 52,9 millones de acciones de Endesa, un 3% del capital de la eléctrica. Fue la mayor operación de este tipo hecha nunca por una entidad española. La demanda inicial triplicaba la oferta. El montante, 847,6 millones de euros, supera en unos 100 millones la deuda de Iberdrola canjeable por títulos de Repsol emitida en diciembre de 2001, el único precedente. Se confirma así el auge de los bonos convertibles (en acciones propias) o canjeables (por títulos de un tercero). Este instrumento, un cruce de bono y opción de compra, es muy demandado en tiempos de bajos tipos de interés, alta volatilidad bursátil y perspectivas de recuperación a medio plazo.

El bono de La Caixa, colocado por Goldman Sachs, da un interés anual del 0,25%, apenas simbólico, con vencimiento en junio de 2006. El beneficio llegará, si llega, por otra vía. Si la acción de Endesa alcanza los 16 euros, el canje se lleva a cabo y la ganancia mínima es del 16%. Ayer el título costaba 13,97. Los ávidos compradores del bono -europeos, excluidos los españoles, con gran presencia de británicos- fueron en un 60% fondos de inversión tradicionales y planes de pensiones. Es decir, dinero conservador. Quedaron en minoría, con un 40%, los especulativos hedge funds, que antes acaparaban estos productos. La percepción del riesgo ha cambiado.

En Wall Street llaman no-nos a los bonos convertibles por cumplir dos negaciones: no tienen rentabilidad por cupón ni tampoco riesgos. Si la acción alcanza determinado precio, se canjea el bono y se gana la prima. Si la subida no tiene lugar, siempre queda recuperar el principal al vencimiento. Se puede ganar, pero no perder, salvo quiebras o insolvencias. El interés por cupón será más bajo cuanto más probable parezca que la acción alcance el precio objetivo. Tipos cercanos a cero anticiparían un recorrido alcista del valor.

Respecto al cupón que daría un bono ordinario, según su calidad crediticia, hay que restar el valor de la opción de compra que lleva implícita. 'Dada la volatilidad del mercado, se logran valoraciones altas de la opción y se abarata el coste para el emisor', explica Inma Díaz, gestora de Morgan Stanley en Londres. 'Hay tanta sofisticación en la valoración de estos instrumentos que el cupón significa poco', explica.

'Para La Caixa es una manera inteligente de salir de Endesa', opina Ignacio Santos, analista de Banif. Según este experto, la operación confirma las expectativas alcistas de la acción de Endesa, por lo que sorprendió la caída inicial del valor al conocerse la noticia, corregida después. En todo caso, subraya, al inversor le puede interesar más adquirir acciones de Endesa que los convertibles, dado que la rentabilidad por dividendo de la eléctrica es cercana al 5% y el riesgo de desplome lo cree remoto. Como La Caixa mantiene las acciones hasta que se ejecute el canje, se beneficia de ese dividendo. Y se reserva la opción de pagar con dinero el equivalente a la acción.

En España BBVA y Telefónica hicieron en el pasado emisiones de bonos convertibles en acciones propias. Los demás casos son raros y particulares. Iberia acaba de registrar en la CNMV una colocación de obligaciones a cinco años convertibles por un 2% de su capital (unos 30 millones de euros), suscrita por BBVA y La Caixa 'con una única y exclusiva finalidad de servir de cobertura al plan de opciones' suscrito por sus directivos y empleados en 2002.

En todo caso, el mercado de deuda convertible vive un año agitado. Según datos de Morgan Stanley, el pasado mayo fue el segundo mes de la historia con mayores emisiones globales de bonos convertibles, 48 operaciones que sumaron un importe de 14.100 millones de dólares.

Entre las operaciones más recientes, Alcatel emitió bonos por 1.000 millones de euros con interés del 4,75% convertible si el precio de su acción se duplica antes del año 2011. Lucent Technologies vendió esta semana convertibles por valor de 1.530 millones de dólares, a un interés de 2,75%, con vencimientos entre 2023 y 2025, y primas entre el 38% y el 48%. Compañías de Internet como Yahoo, Juniper y Ask Jeeves han emitido con éxito bonos a interés cero. Otras emisiones han sido las del grupo comercial francés Pinault-Printemps por 1.100 millones, para financiar la compra de Gucci, o la de la alemana Siemens, que el 22 de mayo hizo la mayor operación del año en Europa, de 2.500 millones de euros. Cifra algo inferior a las emisiones que, por más de 3.000 millones, hicieron en años pasados los llamados ángeles caídos: Vivendi, France Télécom y Fiat, colosos degradados a las notas de los bonos basura.