Competencia

Ryanair reta a British Airways y Lufthansa con superarlas en tres años

Michael O'Leary, el controvertido presidente de Ryanair, que goza de una merecida fama de provocador, presentó ayer con gran euforia los resultados de su compañía, que batieron las previsiones de los analistas. Con su habitual estilo incendiario, O'Leary se comprometió a 'destruir el modelo de negocio de las aerolíneas europeas tal y como lo conocemos', y dijo que seguiría manteniendo la presión sobre sus rivales con recortes de tarifas.

Ayer mismo, para celebrar el buen ejercicio, la firma puso a la venta un millón de plazas con destino a todas sus rutas europeas a 28 euros.

El grupo logró durante el ejercicio cerrado el 31 de marzo un aumento del 42% en el número de pasajeros hasta los 15,7 millones. La firma prevé transportar en el presente ejercicio 24 millones de clientes y superar los 30 millones en tres años. O'Leary dijo que Ryanair se convertirá en tres años en la primera aerolínea de vuelos europeos, por delante de los actuales líderes, British Airways y Lufthansa. En Bolsa, ya es con mucho la líder destacada: vale 4.300 millones de euros, un 15% más que Lufthansa y casi el doble que British Airways.

En el aumento del tráfico ha jugado un papel importante la reciente adquisición de Buzz, la ex filial de vuelos baratos de KLM, y la apertura de nuevas bases de operaciones en Suecia e Italia.

Ryanair ha llevado a cabo una brutal reestructuración de Buzz para integrarla en la estructura de costes reducidos de la firma y ha eliminado el 80% de su plantilla. En el último ejercicio fiscal, los costes operativos de Ryanair aumentaron un 26%, pero esta subida fue compensada con un crecimiento del 35% en la facturación, que se situó en 842,5 millones de euros, lo cual ayudó a la firma a incrementar sus márgenes un 28% en un año en el que muchas aerolíneas han anunciado fuertes pérdidas.

El mercado se ha visto dañado por los altos precios del combustible, la guerra de Irak y la debilidad de la economía. Estos factores han hundido todavía más en la crisis a compañías como American Airlines y United Airlines. Otras como British Airways han empezado a levantar cabeza sólo después de haber efectuado una radical reestructuración.

'Entretanto, Ryanair ha incrementado sus beneficios 15 años consecutivos', se congratuló O'Leary.

El presidente fue más cauto al referirse al mantenimiento del crecimiento de los márgenes del pasado año, que calificó de excepcionales. Y señaló que este año se iban a ver afectados por la debilidad de la libra y los nuevos recortes de tarifas.

Para llenar la capacidad extra, la firma deberá rebajar sus tarifas un 10%, dijo O'Leary. En el pasado ejercicio la ocupación de sus aviones fue del 84%. Ryanair tiene una flota de 67 aviones que operan en 125 rutas en 16 países y un contrato firme con Boeing para adquirir 89 nuevos aviones modelo 737-800 en ocho años.