Déficit público

Alemania recaudará en impuestos la mitad de lo previsto

Reducir el excesivo déficit público es para Berlín una urgencia, si quiere ceñirse al 3% que establece de máximo el Pacto de Estabilidad, evitar ser expedientado y recuperar su imagen de economía saneada, propia del motor económico europeo que ahora se encuentra en recesión. Para conseguir que el déficit cumpla los objetivos, que incumple ya por segunda vez consecutiva, el ministro de Economía germano, Hans Eichel, debería ahorrar entre 15.000 y 18.000 millones en los presupuestos de este año.

Sin embargo, según se desprende de un documento de su ministerio al que han tenido acceso los medios de comunicación, percibirá 7.000 millones menos de lo previsto en el presupuesto federal y 3.500 millones menos de lo que estimaba en mayo. Además de la caída de la recaudación, prevé un aumento de los gastos en diversos sectores debido a la mala situación del mercado de trabajo, de la que subyace una tasa de paro que afecta a cerca de cinco millones de personas.

Según el diario Financial Times Deutschland, el gobierno alemán ha abandonado su objetivo de reducir en 2004 el déficit público por debajo del límite del 3% del Producto Interior Bruto (PIB) establecido en el Pacto de Estabilidad de la Unión Europea. Se refería a 2004, porque tampoco está claro que pueda hacerlo entonces. El canciller Schröder ha asegurado hoy que respetará "siempre que sea posible" el Pacto. Pero en fase de debilidad coyuntural, es necesario llevar a cabo medidas que impulsen el crecimiento.

Desmentido

El ministro ha desmentido hoy que el Gobierno tenga intención de apartarse de su línea de austeridad pero reconoció que será difícil cumplir el criterio de déficit el próximo año. Eichel reaccionó así a informaciones del diario citado, según las que Eichel habría acordado ayer en una ­reunión con el canciller abandonar la línea de máxima austeridad.

Eichel sostuvo durante una sesión de la comisión presupuestaria del Parlamento que mantiene su meta de recortar gastos por valor de 15.000 millones de euros en los presupuestos generales de 2004 y que las informaciones publicadas son "una tontería".