Cumbre

La OTAN exige protagonismo en la lucha antiterrorista

'La OTAN está otra vez en marcha'. Con estas palabras el secretario general de la organización lanzó ayer en Madrid un mensaje de reunificación y revitalización de la Alianza en la primera reunión celebrada desde la guerra de Irak. A la cita acudieron los ministros de Exteriores de los 19 países socios, con la excepción del secretario de Estado de EE UU, Colin Powell, de gira por Oriente Próximo.

Robertson reclamó un papel central en la guerra contra el terrorismo, porque 'la OTAN es la alianza militar de más éxito en el planeta y estamos listos para luchar', dijo. Un papel que podría desempeñarse en cualquier lugar del globo. 'No vamos a ser una policía mundial, pero tampoco vamos a ser una policía de los vecinos de Europa. Por ahora no tenemos límites', manifestó.

Como primeras actividades 'fuera de zona', la OTAN dará apoyo logístico a Polonia en su labor de supervisión en Irak y relevará a la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF) en Kabul. La ministra Ana Palacio anunció que España participará en el apoyo a Polonia en Irak.

Oriente Próximo podría ser el próximo destino. 'La OTAN no tiene por qué estar descartada en el proceso de paz', dijo Robertson, aunque reconoció que aún es pronto para ello. Sin embargo, la UE fracasó ayer en su intento de involucrar a la OTAN en Congo, donde enviará tropas para frenar las matanzas étnicas.