'Telecos'

Piqué negocia un nuevo pacto para lanzar UMTS en primavera de 2004

Técnicos del Ministerio de Ciencia y Tecnología y de las cuatro operadoras de telefonía celular con licencia de tercera generación, Telefónica Móviles, Vodafone, Amena y Xfera, se han embarcado en un calendario de negociaciones que debe concluir después de verano en un nuevo pacto sobre UMTS.

Este acuerdo, que se hará público en su momento, debe desarrollar el ya firmado por las partes, operadoras y Gobierno, en diciembre de 2002. El principal compromiso de las operadoras entonces fue comprometer una inversión conjunta de 1.464 millones de euros e iniciar el servicio precomercial de UMTS en 2003. Para el ejercicio 2004 se dejaba el lanzamiento comercial de la tercera generación de móviles.

El Ministerio de Ciencia y Tecnología se comprometía, por su parte, a reformar los avales que pesaban sobre las cuentas de los operadores por valor de 7.000 millones, de forma que sus costes financieros se redujeran de forma drástica.

En las primeras reuniones mantenidas en esta segunda tanda de conversaciones, el Gobierno ha exigido a las operadoras que se determinen los pasos que van a dar en el último trimestre de 2003 y el primer trimestre de 2004, para asegurar el lanzamiento en España de la nueva telefonía multimedia UMTS en la primavera del año que viene.

Nivel técnico

Fuentes conocedoras de las reuniones aseguran que se están celebrando de forma bilateral con cada una de las operadoras. Los interlocutores, hasta este momento, han sido de niveles técnicos, y todavía no ha intervenido ninguna instancia directiva, ni han comenzado a tratarse temas de calado político.

El Gobierno evita proponer a sus interlocutores el establecimiento de una fecha única para el lanzamiento de los servicios de UMTS, pero ello no quiere decir que haya renunciado a reclamar el cumplimiento de los compromisos adquiridos por los operadores.

Por ello quiere que cada una de las empresas explicite cuáles son sus planes entre octubre de 2003 y marzo de 2004 en relación a los siguientes asuntos: reformulación de los calendarios de despliegue de los equipos de las respectivas redes de UMTS, planes para asegurar determinados niveles de cobertura en plazos fijos, tanto sobre el territorio como sobre la población, y compromisos para la puesta en el mercado de determinado tipo de servicios que considera como 'mínimos' para poder hablar de una explotación celular de tercera generación.

Las mismas fuentes aseguraron que, al menos Telefónica Móviles, Vodafone y Amena, ya han concluido todos los trámites para reconvertir su estructura de avales al nuevo modelo pactado con el Gobierno.

Parámetros objetivos para medir la calidad

En la tanda de negociaciones que el Gobierno y los operadores de móvil mantienen para concretar y desarrollar el pacto sobre el lanzamiento del UMTS alcanzado en diciembre de 2002, se han programado una serie de reuniones paralelas cuyo objetivo es tratar de fijar un sistema de control de la calidad de los servicios de telefonía móvil que se prestan en España.

Este objetivo ya se recogía en el acuerdo de diciembre, y es ahora cuando ha empezado a plasmarse de forma concreta. El equipo del ministro Josep Piqué ha exigido a las empresas que propongan fórmulas que permitan elaborar un conjunto de métricas comparables y auditables sobre la calidad de los servicios. Estos parámetros deben ser hechos públicos periódicamente por las empresas, de manera que los usuarios puedan valorar cuál es la que ofrece mejores ratios de fiabilidad.

Otro aspecto que se aborda en las reuniones que se mantienen entre Gobierno y operadores es el de la cuantía de la inversión que se debe realizar en 2004 para el lanzamiento del servicio UMTS. En el pacto de 2002 se recogía un compromiso de inversión por parte de cada una de las operadoras para el mencionado ejercicio que nunca llegó a hacerse público.