'Telecos'

Italia cambia la regulación y permite a Telefónica vender su licencia de UMTS

Italia dio el pasado viernes el paso que Telefónica Móviles esperaba para comenzar a obtener algún ingreso de un negocio que hasta ahora sólo le ha generado gastos. Ese día, el Consejo de Ministros aprobó la nueva normativa de telecomunicaciones que regirá el sector en los próximos años y que deberá entrar en vigor en verano. Y en ella está contemplada expresamente la posibilidad de comerciar con frecuencias de telefonía móvil, lo que en la práctica supone la compraventa de licencias celulares y, entre ellas, las de UMTS.

Aunque la legislación es general y no responde a necesidades concretas, Telefónica Móviles es la gran beneficiada de la medida. El operador español es el principal accionista de Ipse, ganador de una de las cinco licencias de tercera generación que salieron a concurso en Italia y cuya actividad está congelada desde que en julio pasado Telefónica decidió poner punto final a su aventura celular europea.

Fuentes cercanas a Telefónica Móviles reconocieron que se trata de una buena noticia, pero se mostraron precavidas por el desarrollo reglamentario que puede tener la decisión del Consejo de Ministros antes de hacerse realidad. Tal y como está planteado, sin embargo, las telefónicas sólo necesitarán la aprobación del Ministerio de Comunicaciones para vender sus frecuencias al mejor postor. Y ésta es la intención de Telefónica Móviles, que nunca ha ocultado su deseo de recuperar parte de la millonaria cifra que desembolsó por las licencias UMTS cuando creía que eran un buen negocio, ya sea en Italia o en cualquiera de los otros países -Alemania, Suiza y Austria- donde consiguió concesiones que hoy están paralizadas.

El hecho de que las autoridades permitan vender frecuencias, sin embargo, no garantiza que exista comprador para un negocio que ha perdido la confianza de los inversores. Fuentes del sector, sin embargo, aseguran que la desinversión no es tan difícil.

La irrupción de un nuevo operador en el mercado está prácticamente descartada, pero sí es factible el interés de las telefónicas ya establecidas. Telecom Italia Mobile (TIM), por ejemplo, sería una candidata clara a hacerse con parte del espectro de Telefónica Móviles con el objetivo de aumentar la capacidad de su red. No hay que olvidar que las dos compañías mantienen en estos momentos relaciones muy cordiales, fruto del acuerdo firmado en abril entre Móviles, TIM y la filial celular de Deutsche Telekom.

Italia se convierte así en el primero de los cuatro países donde Telefónica tiene licencia de UMTS que permite su comercialización, aunque la intención de la operadora es repetir el esquema italiano en todos ellos.