Una operación polémica

Los analistas aprueban la opa sobre Terra, que se mantiene por encima de 5,25 euros

Los títulos de Terra retrocedieron hoy posiciones en el mercado madrileño, bajando hasta los 5,44 euros. Registran así una caída del 0,18% respecto al cierre de ayer, cuando subió un 20,58% a raíz de la opa lanzada por Telefónica sobre la totalidad de su capital, a un precio de 5,25 euros por acción. El día después de la oferta, los analistas ven en la operación un buen negocio para Telefónica mientras los accionistas muestran su malestar, tanto por el bajo precio ofrecido como por las escasas alternativas a aceptar la opa.

Para Merrill Lynch se trata de "una transacción inteligente, en la que ambas partes saldrán ganando". La oferta supondría para Telefónica un desembolso máximo de 1.726 millones, que se compensaría en parte por las sinergias previstas con la integración del negocio de Internet. Además, dará a la operadora acceso a los beneficios fiscales de Terra Lycos y a su caja de más de 1.700 millones de euros. "En nuestra opinión, la transacción sería muy positiva para Telefónica debido a los créditos fiscales de Terra, valorados en unos 700-800 millones de euros", asegura Jesús Romero, analista de Merrill. Para el banco de inversión, el cambio de estrategia en el modelo de Internet de Telefónica añadirá valor a la operadora a largo plazo y cuestiona la sostenibilidad que podría tener el modelo de negocio actual de Terra.

Otros analistas ven poco potencial de revalorización de las acciones de Terra Lycos a corto o medio plazo sin el apoyo de Telefónica. "Recomendamos acudir a la opa porque la oferta supera nuestro precio objetivo de cinco euros y porque el negocio de Terra ofrece muchas incertidumbres y poca visibilidad en el corto plazo", dijo Bankinter.

TELEFÓNICA 4,28 0,87%

Desde Ibersecurities, no se descarta que Telefónica incremente su oferta a fin de apaciguar a los accionistas minoritarios, aunque recomendó acudir a la oferta "siempre y cuando sea superior al valor de cotización del mercado". "No vale la pena permanecer un plazo indeterminado en Terra a la espera de una OPA de exclusión". De la misma opinión son los analistas de Safei en cuanto a las posibles quejas de los minoritarios, pero difieren en su recomendación. Un canje de acciones o una modificación al alza del precio ofrecido sostienen su tesis de "mantener" en cartera los títulos de la filial de Internet.

La estrategia de Telefónica

Esta mañana, el director general de Regulación y Estrategia Corporativa de Telefónica, Luis Lada, aseguró que la opa tiene un sentido "estratégico" y no de saneamiento financiero. Explicó que la aparición de tecnologías no previstas, en especial la banda ancha, han modificado el sentido inicial del servicio de Internet ofrecido por las operadoras de telecomunicaciones, recalcando que Terra ha acabado ingresando más por sus servicios de conexión a Internet por banda ancha que por su condición de portal, por lo que su integración como una línea de negocio específica de Telefónica responde a la propia evolución del sector, que tiende a "una mayor complementariedad entre los operadores de acceso".

Compromisos para atender 'stock options'

Por otra parte, Terra ha informado esta mañana a la CNMV de que tiene un total de 41.898.735 acciones comprometidas para atender los planes de opciones sobre acciones de la compañía para sus empleados, aunque la opa lanzada por Telefónica también se dirige a estos títulos. Además, la compañía también tiene un total de 6.692.344 títulos pendientes de amortización por reducción de capital. La operación de compra lanzada por Telefónica se dirige a 377.367.931 acciones de su filial, que es el resultado de restar al capital social (608.160.259 títulos) la participación que ya posee la matriz, es decir, 230.792.328 títulos.

Plataforma de accionistas contra la opa

Por su parte, la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas de Ahorros y Seguros (Adicae) estudia crear una plataforma de accionistas de Terra para plantear sus quejas sobre la opa, informa Europa Press. Adicae reconoce que la capacidad de maniobra de los minoritarios en esta operación es limitada, dado que constituir un grupo de presión es "complicado" al tener pequeñas participaciones. "La compañía no ha contado en ningún momento con los accionistas, que se sienten como convidados de piedra y ahora tienen la mitad de lo que pagaron". Para la Asociación, es un fraude "para cientos de miles de personas que acudieron a la OPV de noviembre de 1999 y que pagaron 11,81 euros por acción". A su juicio, la opa supone un "negocio redondo para Telefónica" y una "tomadura de pelo".