Juicio

De la Rosa interroga a Guasch por el 'caso Torras'

El juicio que se sigue en la Audiencia Nacional por el caso Torras tuvo ayer como protagonista al financiero Javier de la Rosa, quien interrogó a su ex amigo Manuel Guasch Molins, ex presidente de la azucarera Ebro (del grupo Torras).

De la Rosa, aún imputado en la causa, ejerció su derecho a defenderse a sí mismo dada su condición de letrado. En la sala se juzgaba la operación Icsa-Inpacsa, segunda pieza separada del caso Torras, que investiga el destino final de las plusvalías de 46,7 millones de euros que se obtuvieron de la venta de Icsa por parte de Inpacsa (del grupo Torras) a la irlandesa Smurfit a través de la sociedad instrumental Croesus.

Los hechos ocurrieron entre 1987 y 1989, pero el testigo declaró no recordar absolutamente nada de esas fechas y se negó a responder a las preguntas que le hizo su antiguo amigo. Guasch estuvo acusado por esta misma operación, pero, aunque su imputación se ha dado por prescrita, esta decisión no es firme y tendrá que ser revisada por el Tribunal Supremo.

Sus declaraciones, así, podrían perjudicarle, por lo que el testigo optó en todo momento por no recordar nada. Aseguró no acordarse de viajes y reuniones que, según De la Rosa, hicieron juntos. Guasch también se negó a declarar sobre sus cuentas bancarias en el extranjero y dijo no recordar el supuesto soborno al ex consejero de Banesto Rafael Pérez Escolar para evitar una querella.

También dijo desconocer la razón de por qué una sociedad valorada en cuatro billones de pesetas por la consultora KPMG suspendió pagos sólo seis meses después.