Franquicias

Valentín Ramos crea marca propia con nuevas gamas de productos

La cadena de tiendas de relojes Valentín Ramos, que cuenta con 132 establecimientos y comercializa sus artículos con marca propia, ha orientado su crecimiento en dos direcciones, diversificación de productos y apertura de nuevos establecimientos. La enseña prevé abrir más de 30 puntos de venta este año y crear una plataforma logística en Francia para desarrollar este mercado. A la vez negocia con varios fabricantes para lanzar una colección de gafas de sol que se sumará a los artículos de bisutería y complementos que ya vende bajo la marca Valentín Ramos.

Valentín Ramos presumía hasta hace poco de ser la única franquicia 'exclusivamente de relojes en el mundo'. Esta situación, en cambio, ha dado un giro con la incorporación de nuevos productos, como perfumes, marroquinería, bisutería, bolsos, bolígrafos y plumas. Ahora esa tendencia hacia la diversificación se acentúa con la entrada en el sector de la óptica. La cadena está negociando con varios proveedores para lanzar el próximo mes de enero su primera colección de gafas de sol con la marca Valentín Ramos.

'Nuestra idea era haber empezado a comercializar los primeros modelos esta primavera, pero no hemos llegado a tiempo porque preferimos hacer un desarrollo controlado', señalan fuentes de la empresa.

En este aplazamiento también ha influido la neumonía asiática, ya que se han cancelado algunas ferias sectoriales y las negociaciones con los suministradores se han debido realizar por Internet.

Valentín Ramos adquiere la mayor parte de los productos que comercializa en fábricas de Hong Kong, alguna de las cuales, como es el caso de los relojes, trabaja en exclusiva para la firma española. La maquinaria de los relojes se compra a la japonesa Citizen, pero el ensamblaje y la producción se realizan en la ciudad china.

Crecimiento en Francia

La enseña española cuenta con 132 tiendas, de las que 15 son propias y el resto, franquicias, y está presente en Grecia, Holanda, Portugal, México y Francia. En este último país posee dos establecimientos propios (en Beziers y La Roselle), pero su intención es contar con una red de puntos de venta más amplia. Para ello están negociando la apertura de una plataforma logística en el sur de Francia, asegura Daniel Ramos, gerente de la compañía. 'Queremos crecer sin masterfranquiciado y gestionando nosotros la cadena, es decir, tanto con tiendas propias como con franquicias pero concedidas por nosotros', añade Ramos. El responsable de la cadena estima que este centro de distribución podría estar operativo a partir de 2004.

Además, el grupo espera incorporar a lo largo de este año unas 30 nuevas franquicias, la mayor parte de ellas en territorio español, aunque no se descarta la apertura de tiendas en otros países en los que ya está presente. Valentín Ramos cuenta, también, con presencia en unos 25 países a través de espacios reservados dentro de otras tiendas multimarca (corners, en argot), según el gerente de la enseña.

La cadena, que factura por encima de los 18 millones de euros, creció a partir de un concepto de moda que intenta ofrecer una amplia rotación de modelos adecuándolos a las tendencias del mercado y lanzando colecciones en primavera y en otoño. Esta dinámica, que se inició con los relojes, se aplicará al resto de productos, tanto gafas de sol como bisutería o complementos.

Valentín Ramos, con sede en Huelva, empezó a franquiciar en 1995, pero su experiencia comercial se remonta a 1977 como grupo distribuidor de artículos de regalo y, sobre todo, de relojes, el producto estrella de la enseña.