Bolsas en el Mundo

El optimismo del sector de la tecnología desata las compras

Las Bolsas de EE UU retomaron la senda alcista tras dos sesiones de pérdidas moderadas. Las buenas noticias que llegaron del sector tecnológico restaron protagonismo a la debilidad que reflejaron ciertos indicadores económicos. Los inversores parecen confiar en la recuperación. El Nasdaq ganó un 1,07% de la mano del sector informático mientras el Dow se anotó un 0,76% y el S&P 500, un 0,79%.

Los datos económicos resultaron contradictorios, pero los inversores prefirieron centrarse en la mejora del sector manufacturero y la caída de las peticiones de subsidio de desempleo con la esperanza de tiempos mejores.

La encuesta manufacturera de Nueva York reflejó una inesperada escalada. El índice de la Reserva Federal de Filadelfia también mejoró en este aspecto, aunque aún existen motivos de cautela, ya que todavía indica contracción.

La producción industrial cedió, pero la gran decepción la causó la caída de los precios de producción en abril. Retrocedieron un 1,9%, lo que sugiere que la deflación es una amenaza, un temor expresado recientemente por la Reserva Federal. El optimismo, no obstante, se vio en la recuperación de la renta fija. La rentabilidad del bono a 10 años subió al 3,532%.

El consejero delegado de IBM aseguró la víspera al cierre del mercado que la demanda en el sector tecnológico se ha estabilizado. Los inversores, ansiosos por escuchar indicios de recuperación, pasaron por alto los malos datos económicos del día y optaron por las compras.

Las buenas previsiones de IBM contrarrestaron con una visión poco optimista de Applied Materials a comienzos de semana, pero fueron motivo suficiente para atraer compradores al sector informático, lo contrario a lo ocurrido la víspera.

Computer Associates (+10,9%) ayudó a la subida del sector gracias a unos resultados mejores de lo esperado. Dell cayó el 0,19%, a la espera de que presentara resultados al cierre de la sesión.

Las Bolsas europeas afianzaron las ganancias de la mañana ayudadas por el buen arranque de Wall Street. Las telecos y los valores tecnológicos fueron los principales responsables de los avances.

Los inversores ignoraron los malos datos económicos que se conocieron a ambos lados del Atlántico y 16 de los 18 sectores del índice Stoxx avanzaron. Así, las principales plazas lograron subidas que oscilaron entre el 2,17% del Dax y el 0,79% del Ibex.

El crecimiento económico de la Unión Europea se estancó en el primer trimestre, pero los buenos resultados empresariales coparon el protagonismo. La Comisión Europea calificó de 'ligeramente decepcionantes y sorprendentes' las estimaciones que apuntan a un crecimiento cero. Alemania empeoró aún más el panorama al anunciar una caída del PIB del 0,2%. El dato fue mucho peor de lo esperado y sitúa al gigante alemán al borde de la recesión. Otros datos negativos los dieron la caída del del PIB en Italia (-0,1%) y en Holanda (-0,3%).

Los inversores prefirieron centrarse en las noticias empresariales. Deutsche Telekom (+5,62%), una de las ganadoras del día, superó las expectativas al volver a los beneficios por primera vez en dos años. Ganó 850 millones de euros. Eon (+3,41%), por su parte, se vio favorecida después de elevar la previsión de beneficios para el año. ThyssenKrup también superó previsiones con sus resultados y ganó el 3,05%.

El euro volvió a caer frente al dólar, pero el elevado precio de la moneda única siguió afectando al sector de la automoción por su carácter exportador. Cayó un 0,71%.

La fortaleza del yen continúa presionando a las empresas exportadoras japonesas. El Nikkei se vio presionado pese a la mejora de la divisa ayer y perdió el 1,47%. El yen rebotó algo del mínimo de diez meses de 115,5 unidades por dólar y cotizaba alrededor de 116,2 al cierre de la sesión en Tokio. El mercado también desconfía de las nuevas medidas económicas propuestas por el Gobierno para frenar la caída de la Bolsa.