Revista de Prensa

Argentina, ante una nueva etapa

La decisión de Carlos Menem de renunciar al ballottage segunda vuelta electoral convirtió a Néstor Kirchner en el próximo presidente constitucional de Argentina, abriendo un nuevo periodo en la vida nacional (...). El presidente electo afirmó que su gestión implicará una ruptura con el pasado y el inicio de una nueva etapa, en la cual tendrá el objetivo de restaurar los daños provocados por políticas anteriores y mantendrá su independencia de criterio de los intereses sectoriales (...).

Se vuelve, de esta forma, a un estado de normalidad indispensable para encarar negociaciones con los acreedores extranjeros y comenzar a resolver cuestiones económicas pendientes, de enorme gravedad (...). Esta situación sólo se revertirá en la medida que gobernantes y demás fuerzas políticas vuelvan a demostrar su compromiso con los intereses de los ciudadanos y, en estos momentos, eso consiste, en buena medida, en aunar esfuerzos para recuperar la nación.

Carlos Menem se arrugó

Se bajó nomás. Con bronca y argumentos vagos. Pero aun aquellos atendibles, los relacionados a la lucha interna justicialista, cayeron en saco roto. Básicamente porque Carlos Menem lo sabía desde antes de la primera rueda y no dijo nada hasta ayer, al sentir como nunca el aroma a derrota histórica que prometía el ballottage la segunda vuelta electoral. Igualmente se jactó de la decisión, a la que pomposamente tildó de 'renunciamiento'. Fue, sin embargo, lo más parecido a una fuga (...).

Seguirá ofreciéndose, a los 72 años, como el hombre invencible (...).