Acción Social

Las empresas españolas invierten 155 millones en acción social

Unión Fenosa, Iberia o MRW, tienen algo en común. Han descubierto los beneficios de la acción social o de la dedicación de recursos empresariales a proyectos de desarrollo socioeconómico que apoyan a personas desfavorecidas. Sin embargo, todas ellas saben también que no existe una correlación directa entre la inversión que realizan y el beneficio obtenido. Pero son conscientes, eso sí, de que la acción social tiene como objetivo la creación de valor a largo plazo para el accionista. Y para la propia empresa.

Es el caso de Unión Fenosa. Sus intereses en Colombia están protegidos desde que las acciones de la Fundación Epsa comenzaron a calar en la población... y también en la guerrilla, que respeta sus instalaciones 'porque entienden que de otra forma atentarían contra el bienestar de las personas que allí habitan'. Así lo asegura José Manuel Velasco, director de comunicación de Unión Fenosa, quien añade que la acción social supone un beneficio para las personas que disfrutan de ella y una ventaja competitiva para los negocios. La Fundación Epsa de Unión Fenosa en Colombia realiza proyectos de generación de recursos para familias y comunidades pobres. Pero no es la única acción de la eléctrica. En Guatemala, y principalmente en las zonas rurales, llevan a cabo un programa de formación profesional de electricistas en zonas que carecen de medios técnicos para asegurar el mantenimiento de las redes eléctricas.

Las acciones sociales de las empresas son variadas. Desde programas de financiación a otros relacionados con productos o de integración laboral. Es el caso de la empresa de mensajería urgente MRW, que contrata empresas con discapacidad física. Además, tiene planes de descuentos en el envío de paquetes a distintos colectivos. Y los residentes en centros geriátricos pueden recibir envíos de manera gratuita.

Iberia es otra de las empresas más reconocidas por su acción social. Entre otras acciones, dedica los espacios libres de las bodegas y los equipajes de los tripulantes al envío de materiales a zonas desfavorecidas. Desde el inicio de esta actividad, en 1994, ha entregado más de mil toneladas de ayuda humanitaria en forma de alimentos, ropa, calzado, material sanitario y escolar y juguetes.

El informe de la Fundación Empresa y Sociedad destaca que la acción social empresarial ha crecido en cantidad y calidad durante el último año. 'Nuestra opinión es que irá creciendo en función de que llegue al mayor número de empresas el mensaje de que la acción social les puede ayudar, se vayan difundiendo casos y se normalice su presencia en las agendas empresariales y en los foros de gestión'.

Expansión empresarial

Otras empresas, como el grupo Vips, enfocan su acción social hacia la expansión a través de facilitar el acceso al empleo para personas con difícil acceso al mercado laboral, como inmigrantes, personas con discapacidad, mujeres víctimas de malos tratos o personas acogidas al tercer grado penitenciario.

McDonald's es otra de las empresas con convenios para la contratación de personas desfavorecidas, pero una de las apuestas de la compañía es la Fundación Ronald McDonald, que proporciona hogares temporales a familias de niños que necesitan un tratamiento médico u hospitalario prolongado fuera de su lugar habitual de residencia.

Otra de las formas de acción social es a través de la inversión en especie. Es lo que hace, por ejemplo, Renfe, que canaliza su acción social principalmente a través de la prestación de servicios de transporte gratuitos o a precios especiales a organizaciones sociales. Algo parecido hace Vitaldent, que realiza tratamientos odontológicos gratuitos para personas sin recursos.

Auditar las buenas obras

DKV Seguros, una de las empresas analizadas en el informe de la Fundación Empresa y Sociedad por su programa de apoyo al empleo de personas con discapacidad, presentó ayer la primera memoria de acción social que se audita en España. La certifica KPMG. Es una muestra más del interés creciente hacia las acciones empresariales de sostenibilidad.

Según Francisco Abad, director general de la Fundación Empresa y Sociedad, por primera vez este año se dispone de una cuantificación del esfuerzo realizado por las empresas en labores de acción social. 'Al menos fueron 155 millones de euros los destinados, la mayor parte de los cuales se aporta en efectivo'. Abad también aseguró que de las 91 empresas incluidas en el informe, sólo 72 proporcionaron datos de inversión. El resto no los suministró o bien desarrollan proyectos que no conllevan coste.

De acuerdo con el informe, casi la mitad de los proyectos están relacionados con la acción general, el 19% con la educación, el 16% con la salud, el 14% con la asistencia social. Los proyectos relacionados con el empleo y las emergencias son menos frecuentes.

Entre las principales conclusiones del informe destaca el que la acción social mejor percibida no es la de las empresas mayores o más conocidas y que no existe correlación directa entre inversión y beneficio empresarial.