La Enoteca

Rioja de pura cepa

En Bodegas Olarra es la tierra su principal logro e

ingrediente indispensable para la calidad final de sus vinos

Bodegas Olarra se ubica a las afueras de Logroño, en pleno corazón de la Denominación de Origen Calificada Rioja y dentro de la prestigiosa subzona de Rioja Alta.

Desde su fundación en 1973 -este año celebra su 30 aniversario-, Olarra se ha caracterizado por la belleza y complejidad de sus instalaciones, conocidas como la catedral de La Rioja, singulares por su planta en forma de Y y por contar con 111 cúpulas hexagonales.

Esta bodega ha sabido fusionar las técnicas vinícolas más modernas con los métodos de elaboración y crianza tradicionales en Rioja, creando vinos concebidos según estrictos parámetros de calidad.

En Olarra se apuesta por la teoría de que el perfecto cuidado de la uva es el que hace un vino grande, por lo que se vigila al máximo cada detalle: la selección del fruto, la vendimia por parcelas, la vigilancia del viñedo… Durante todo el año, un equipo de enólogos de la bodega asesora permanentemente a cada viticultor, y vigila muy de cerca la evolución de las viñas, parcela por parcela ayudando en los diagnósticos en cuanto a tratamientos, podas o fechas de vendimia para, después, realizar una selección de la uva que cumpla todos los requisitos.

Para la elaboración de sus vinos, Bodegas Olarra sólo utiliza aquellos frutos que cumplen una serie de estrictas condiciones: estado sanitario impecable, producciones bajas, estado de madurez idóneo… Antes de la entrada a bodega se realiza un nuevo proceso de selección, con el fin de conocer y separar las distintas calidades de uva. Este procedimiento permite determinar más de veinticinco parámetros analíticos relacionados con la madurez y el estado sanitario en el fruto. Así la bodega rechaza todo aquel que no cumpla los niveles exigidos.

La rápida recepción de la uva, el control de las temperaturas de fermentación y la prolongación de las maceraciones con hollejos permiten elaborar vinos con un desarrollo óptimo en su fase de crianza en barrica y una larga vida.

Los mejores toneleros del mundo son los encargados de fabricar el más noble alojamiento para albergar los crianzas y reservas de la bodega. En total, en torno a 25.000 barricas de roble, de las que cada año se renueva un 10%, ocupan sus naves de crianza.

Actualmente, Olarra cuenta en el mercado con varias marcas y detrás de cada una de ellas se encuentra un vino con una identidad propia. Sus vinos estrella son los tintos con crianza en roble. Summa Añares Reserva Especial es el vino riojano elegante por excelencia. La gama Añares aúna tintos de crianza y reserva de línea moderna, además de un blanco de crianza y un rosado. Bajo la marca Cerro Añón se presentan los tintos de estilo más tradicional de la bodega. Los rosados y tintos jóvenes se designan con la marca Otoñal, mientras que los blancos se comercializan como Reciente. Además, en Bodegas Olarra se elaboran los Cavas Cava Añares Brut y Cava Añares Brut Reserva.

En definitiva, una amplia gama de vinos cuya calidad ha sido reconocida en los certámenes más importantes, como Internacional Wine & Spirit, International Wine Challenge, Vinexpo, Challenge International du Vin de Blaye-Bourg o Bacchus.

Por otro lado, Bodegas Olarra ha llevado a cabo desde su creación una política de expansión que le llevó en 1986 a la fundación de Bodegas Ondarre en la localidad de Viana (Navarra), que elabora vinos bajo la Denominación de Origen Certificada Rioja, y a la adquisición, recientemente, de Bodegas y Viñedos Casa del Valle en la comunidad de Castilla-La Mancha.

Terminología de cata

Edulcorado. Vino de sabor dulce no identificable con el sabor de la glucosa.

Efervescente. Que desprende carbónico en la superficie al ser servido.

Elegante. Se dice de los buenos vinos, armonioso.

Encabezado. Operación que consiste en adicionar alcohol vínico al mosto o bien al vino. Vino al que se ha añadido alcohol vínico.

Envejecimiento. Proceso por el que determinados vinos y en determinadas ocasiones alcanzan su plenitud a través del tiempo.

Enverado. El procedente de uva que, por las condiciones climáticas propias de la zona, no madura normalmente. Su graduación alcohólica es inferior a 9º.

Equilibrado. Vino que presenta un conjunto armonioso de caracteres, sin que ninguno sobresalga sobre los otros.

Espeso. Vino común.

Espiritoso. A la vez rico en aroma y en alcohol.

Espumoso. Vino procedente de una segunda fermentación en envase cerrado, conteniendo gas carbónico de origen endógeno y que al ser escanciado forma espuma persistente seguida de un desprendimiento continuo de burbujas.

Fermentación maloláctica. Fermentación que experimentan muchos vinos durante la cual el ácido málico se transforma en láctico por la acción de bacterias, rebajando la acidez y dotando de suavidad al vino.

Fino. Vino noble de aroma y sabor delicado y sutil. Tipo de vino generoso de color oro pajizo, aroma punzante, delicado (almendroso); paladar ligero, seco y poco ácido, de graduación alcohólica entre 15,5º y 17º.

Finura. Característica que distingue a un vino por su aroma y sabor.

Flojos. Generalmente se aplica a vinos cuyos caracteres no resaltan, especialmente con baja graduación alcohólica.

Fragante. Los componentes olorosos están acentuados.

Franco. Se dice del vino completo, sin olores ni sabores extraños.

Fresco. Que da agradable sensación de frescor a la boca. Se trata por lo general de vinos jóvenes.

Fuerte. Tiene dos sentidos: fuerte color (con color acentuado) y fuerte referido a su cuerpo y alto contenido alcohólico.

Gasificado. Vino al que se ha incorporado artificialmente gas carbónico.

Generoso. Vino elaborado con prácticas especiales (incluida la adición de alcohol) a partir de variedades selectas, y con graduación alcohólica de 14º a 23º. Pueden ser secos, abocados o dulces.

Heces. Residuos y sedimentos que se depositan en el fondo de los depósitos durante la fermentación.

Hecho. Vino que no mejorará más y que conviene beber pronto, antes de que empiece a perder su valor.

Herbáceo. Aroma y sabor a raspón triturado por maduración incompleta de la uva o en vino con cierto grado de prensado.

Joven. Vino del año y en el que resaltan su frescura y frutosidad.

Lágrima. Huellas en forma de gotas que caen en el interior de la copa cuando se trata de vinos ricos en alcohol y glicerina.

Largo. Que deja en la boca y la nariz una sensación prolongada.

Levadura. Aroma a levadura seca y sabor suave pero envolvente al paladar.

Lías. Sustancias orgánicas y sales, que se quedan en el fondo de los depósitos después de la fermentación. Restos de levaduras.

Licoroso. Vino elaborado con uvas adecuadas y con adición de alcohol vínico autorizado, vinos dulces naturales o de mosto o mistelas. Tienen de 13,5º a 23º de alcohol y más de 50 gramos de azúcar por litro.

Ligero. Con poco cuerpo y poco alcohol.

Límpido. Sin entubamiento ni manchas opacas.

Limpio. Sin olor extraño.