Bolsa de Madrid

El Ibex cae un 1,06% en la tercera semana consecutiva de pérdidas

El Ibex terminó la última jornada de la semana con más ánimo (1,39%), gracias a la positiva apertura de Wall Street, donde el índice Nasdaq subía más del 1% después de que Intel asegurase esperar una mejora significativa de la industria de los semiconductores en los próximos meses. La empresa de este mismo sector Nvidia también elevó previsiones.

El repunte de ayer, sin embargo, no ha impedido que el acumulado de las últimas cinco sesiones sea negativo, con un descenso del 1,06%. Es la tercera semana consecutiva que el índice cierra a la baja, una secuencia que no repetía desde enero. Sigue fallando en las subidas el volumen de negocio. El mercado continuo intercambió acciones por valor de 1.244 millones de euros. La debilidad de la cifra desvela que los inversores finales siguen ausentes.

Sogecable ha vuelto a capitanear la semana con un ascenso del 12,34%. Los grandes bancos, BBVA y SCH, han caído hasta las últimas posiciones (-4% y -5,62%) tras el empeoramiento del sesgo de los analistas una vez presentados los resultados del primer trimestre.

Las reuniones de la Reserva Federal y del Banco Central Europeo acapararon la atención. Ambas instituciones resolvieron mantener los tipos de interés. La decisión, sin embargo, ha tenido trasfondo para los inversores en la medida en que los comentarios tanto de Alan Greenspan como de Wim Duisenberg han sembrado dudas sobre la continuidad de la recuperación económica.

Además, los últimos resultados empresariales de algunas compañías punteras de Estados Unidos como Cisco o Wal Mart han demostrado que el consumo sigue en cuarentena.

En las últimas cinco sesiones las Bolsas europeas se han distanciado de los máximos anuales que casi habían alcanzado con la fuerte escalada que mantuvieron en abril. En el caso del Ibex, esta distancia se ha agrandado hasta un 3,37%, aunque en términos anuales sigue siendo el mejor (5,81%). Otros índices de la región como el Dax o el Footsie se mantienen a duras penas en positivo, con avances inferiores al 1%, mientras que el Cac, el peor, desciende un 3,13%.

Los mercados han comenzado a caer porque la incertidumbre económica y empresarial se ha agudizado. Hay analistas de renombre como Goldman Sachs o JP Morgan que en sus últimos informes de estrategia se muestran levemente más optimistas. Hay otros analistas, que sin embargo, han anunciado que lo peor está por venir y que la última escalada no está fundamentada, porque los resultados siguen siendo malos, en su mayoría, ya que la mejora de beneficios se está produciendo vía recorte de costes y no por mejora de ventas o ingresos.

La debilidad mostrada por los índices desde que empezara mayo ha dado alas nuevamente a los bonos, sobre todo en Europa. La rentabilidad de la deuda alemana ha pasado del 4,2% al 4% y la española del 4,20% al 4% en el periodo. La de EE UU ha pasado del 4% al 3,69%.

El oro, un activo de refugio en época de crisis, también ha mejorado en el último mes, con un incremento del precio de la onza de un 7%.