Coyuntura

La caída de la producción industrial amenaza a Alemania con la recesión

La producción de las industrias alemanas, que representan una cuarta parte del PIB alemán, cayó en marzo un 1,1%, después de haber crecido un 0,2% el mes anterior, según datos del Ministerio de Economía y Trabajo. Las exportaciones, en tasa desestacionalizada, cayeron el 0,6%.

Con un aumento del paro, que lleva el número de parados a cerca de 4,5 millones, y un crecimiento tan escaso como del 0,2% en todo 2002, las perspectivas de una recuperación de la demanda interna que sirva como motor de la economía se diluyen. Ni consumidores ni empresas parecen dispuestos a aumentar el gasto en estas circunstancias. De hecho, la confianza de las empresas ha caído a su nivel más bajo en 16 meses.

Por el lado de la demanda exterior, las perspectivas no son mejores. La subida del euro del 26% frente al dólar en el último año resta atractivo a los productos alemanes en el exterior. Tampoco la debilidad de grandes economías, como EE UU, contribuye a reanimar las exportaciones.

Los datos publicados ayer hicieron cundir la alarma entre los analistas.

'La economía doméstica no se está comportando bien y la fortaleza del euro está dañando los negocios de exportación', asegura Hans-Juergen Thaus, jefe financiero de la embotelladora y empaquetadora Krones AG, que vende el 80% de sus productos en el exterior a clientes como Pfizer Inc. y L'Oréal.

Y es que la fortaleza del euro, que ayer cotizó a 1,148 dólares, está dañando a las empresas exportadoras alemanas, como Henkel, que ha anunciado que incumplirá su objetivo de ventas de este año por ese motivo, o Hamatech, cuyos beneficios del primer trimestre han caído un 62% por culpa de la divisa común.

'No hay ninguna noticia buena de Alemania en este momento', afirma Martin Figge, economista de SEB Invest en Fráncfort. 'El crecimiento es anémico'.

'Las perspectivas para la economía alemana son deprimentes', aseguró el jueves el instituto económico IW.

Con los datos publicados ayer, los economistas consultados por Reuters apuntaban que el PIB del primer trimestre (que se conocerá el jueves) creció apenas el 0,2%, lejos del 0,75% previsto para todo el año.