Legislación

Argentina exige a la banca extranjera que diga si responde de sus filiales

Las filiales de bancos extranjeros en Argentina estarán obligadas a informar públicamente si sus casas matrices responden por sus operaciones en el país, según recoge una ley aprobada por unanimidad por la Cámara de Diputados.

La ley establece que las casas matrices que avalen a sus filiales deberán informar del alcance de esas garantías por medio de carteles 'bien visibles' en sus oficinas, en sus anuncios publicitarios y en sus sitios de Internet.

En enero de 2002 se estableció el denominado corralón financiero, que retenía los depósitos a plazos, y miles de ahorradores denunciaron entonces que las casas matrices de bancos extranjeros no se hacían responsables de la insolvencia de sus filiales.

La medida afecta a las filiales de los españoles BBVA, Banco Francés, y del SCH, Banco Río. En el país están instalados unos 70 bancos de capitales españoles, estadounidenses, británicos, italianos, franceses y holandeses.

Ejecuciones hipotecarias

La Cámara de Diputados también sancionó el jueves una ley que prorroga, por 90 días hábiles, las ejecuciones de hipotecas de viviendas impagadas, una medida que rechaza de plano la banca. Se trata de la cuarta vez que el Gobierno prorroga las ejecuciones hipotecarias, que afecta a cerca de 16.000 personas con bienes en condición de ser ejecutados.

Desde la primera prórroga, de enero de 2002, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha criticado con dureza la decisión del Gobierno argentino de impedir el cobro de los créditos impagados, pues entiende que la seguridad jurídica de los bancos no está siendo respetada.

El problema añadido es que el nuevo Gobierno argentino que salga de las elecciones del 18 de mayo tiene que negociar a finales de este mes con el organismo para mantener el actual acuerdo financiero, que prorroga la deuda del país que vence con las instituciones financieras internacionales. Con esta ley, el Parlamento argentino pone en dificultades al próximo gobierno.