Jornadas

El presidente de la CECA cree que sólo Barclays podía hacer semejante oferta por el Zaragozano

Para el presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), Juan Ramón Quintás, los 12,7 euros que ha pagado Barclays por cada acción del Banco Zaragozano suponen una "sobreprima", teniendo en cuenta que representa una revalorización del 13,4% respecto del cierre del miércoles. De hecho, el precio desembolsado por la entidad británica significa una valoración del aragonés en 1.174,7 millones, que lo convierte en uno de los bancos más caro en cuanto a PER de Europa. No obstante, para Quintás esta circunstancia es "razonable" por tratarse de una entidad extranjera interesada en aumentar su presencia en España.

En su intervención en el X Encuentro del Sector Financiero, se refirió a la puja zanjada ayer por Barclays, que dejó con la miel en los labios a otras empresas interesadas. ¢No ha sido una operación fallida para las cajas que demostraron interés en el Zaragozano¢, expresó en una clara alusión a las cuatro cajas andaluzas (Unicaja, La General, El Monte y San Fernando [las dos últimas han presentado hoy el proyecto de fusión del que nacerá Guadalcaja] y la valenciana Bancaja), que tenían al Zaragozano en mente. Considera Quintás que no por ello hubiesen estado dispuestas a mejorar la, al parecer inmejorable, oferta de Barclays.

Buen Gobierno

Por otra parte, el presidente de la Confederación hizo hincapié en que las cajas de ahorros desean ceñirse a las mismas exigencias de transparencia y buen gobierno a las que está sujeta la banca en la Ley Financiera y en el informe de la Comisión Aldama, aunque legalmente no están obligadas a ello. Apuntó que éstas han acordado con la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) una autorregulación dirigida a cumplir con las exigencias de auditoría impuestas a las cotizadas.

Así, podrán elegir entre crear una comisión de auditoría, como se insta a los bancos, o reforzar la comisión de control que ya poseen con atribuciones y funciones de auditoría. ¢Las cajas de ahorros se sienten discriminadas¢, advirtió, en contraste con los ¢excluyentes¢ cambios normativos que afectan a la banca. Reiteró que están pendientes de la elaboración del reglamento de las cuotas participativas, con las que poder captar recursos del mercado.

Quintás tuvo palabras también para la normativa que rige los préstamos hipotecarios, e indicó que el seguro contra el alza de los tipos será "extremadamente costoso", ahora que la entidad debe informar a sus clientes. Tildó a los españoles de "bastante insensibles al riesgo", a la vista de la menor contratación de seguros respecto de otros países, pero subrayó que las novedades fiscales podrían impulsar su contratación.