Previsión

El BCE mantiene el §status quo§ de los tipos, como preveían los expertos

Bastaba con hacer una lectura de las señales lanzadas la semana pasada para intuir que el BCE no modificaría el precio del dinero en la eurozona. Así ha sido. El precio del dinero se mantiene en el mínimo histórico registrado entre abril y noviembre de 1999, año de creación del organismo emisor. æpermil;ste también deja en el 3,5% la facilidad marginal de crédito, por la que presta dinero a las entidades de crédito, y la facilidad de depósito, por la que remunera el dinero, en el 1,5%.

Tras anunciar el mantenimiento de los tipos, el presidente del BCE, Wim Duisenberg, ha anunciado que la entidad sigue contando con una recuperación económica del área a partir de finales de año, aunque ha insistido en persisten los riesgos para la coyuntura. Así, prevé un avance gradual del Producto Interior Bruto (PIB) de la zona euro hacia finales de año, crecimiento que se acelerará a lo largo de 2004.

Estos días, el banco emisor ha recibido diversas presiones por parte de empresarios y políticos para forzar un abaratamiento del dinero. Asmimiso, pesan sobremanera la actual revalorización del euro frente al dólar, que podría encarecer las exportaciones de la UEM y afectar a su economía. Sin embargo, Ernst Welteke, miembro del consejo de gobernadores del banco y presidente del Bundesbank, ya señaló en Londres que el actual nivel de tipos de referencia en el 2,5% es el adecuado y "no supone una restricción para un mayor crecimiento en Alemania¢. Lo mismo manifestó Sirkka Hamalainen, también miembro del consejo del BCE. Los analistas de Bloomberg habían advertido de que el banco europeo necesitaba más pruebas que justificaran un nuevo recorte, pese a que los últimos informes económicos publicados admiten un debilitamiento de la actividad económica del área euro. A pesar de que, en esta ocasión, no abogaban por una rebaja, sí la creen necesaria, en un cuarto de punto, de cara a la reunión de junio o hacia el tercer trimestre de año.

El BCE bajó el 6 de marzo los tipos básicos de interés por última vez en la eurozona en 0,25 puntos porcentuales, hasta el 2,5% actual. El recorte anterior se hizo el 5 de diciembre del año pasado, en medio punto, ante el modesto crecimiento económico en los doce países del euro. Una nueva bajada situará las tasas de todos los países que comparten el euro en su nivel más bajo desde 1948.

Reforma de la política monetaria

Además, de tratar sobre los tipos de interés, el BCE ha abordado la primera reforma de sus hasta ahora intocables "principios" desde su establecimiento, en junio de 1998. Por un lado, ha decidido flexibilizar ligeramente su objetivo de inflación para el año, que ha situado en un nivel "inferior al 2% a medio plazo" desde la asunción de dicha cota, aunque Duisenberg se ocupó de descartar que se vaya a producir a corto plazo una ralentización. "La palabra deflación emerge aquí y allá. Nosotros no tememos que se produzca en el conjunto de la zona euro", afirmó en contra del presidente de la Fed estadounidense, Alan Greenspan, quien no evitó hacer alusión a ese temor.

Por último, el presidente del BCE aprovechó la ocasión para informar de la decisión del consejo de gobernadores de reducir en lo venidero la relevancia de la masa monetaria M3 en la zona euro como método para anticipar los riesgos de inflación. Así, el análisis monetario que realice el BCE en sus informes mensuales será precedido de uno sobre la coyuntura económica.

El Banco de Inglaterra los mantiene en el 3,75%

El Banco de Inglaterra, que también celebraba hoy una reunión de política monetaria, ha dejado los tipos de intereses estables en el 3,75% por tercer mes consecutivo. La decisión ha decepcionado a los empresarios que reclamaban un recorte del tipo interbancario que ayudase a reactivar el crecimiento de su economía: Hasta marzo, el PIB de Reino Unido creció a un raquítico ritmo del 0,2%. En febrero, el Banco anunció por sorpresa una rebaja de un cuarto de punto en el tipo interbancario. Desde entonces, los tipos se han mantenido, pese a las presiones de muchas empresas, entre ellas las del sector manufacturero. La inflación está en el 3%, su nivel más alto en cinco años y por encima de la meta de Londres del 2,5%.