Comercio

La OMC autoriza a la UE a sancionar las exportaciones de EEUU

La Comisión Europea ha logrado el aval de la Organización Mundial de Comercio (OMC) para sancionar con aranceles por un valor total de hasta 4.000 millones de dólares al año una larga lista de exportaciones estadounidenses elaborada por Bruselas.

Se trata de una respuesta punitiva que había solicitado la UE al régimen de "Foreign Sales Corporations", sociedades establecidas en el extranjero que permiten a los exportadores de EEUU beneficiarse de un trato de favor fiscal, que la OMC considera una subvención encubierta. Entre las empresas que podrían verse afectadas por las sanciones europeas figuran gigantes como Boeing, Microsoft o la General Electric.

Competencia desleal

Con esa medida, Bruselas intenta que el Gobierno y el Congreso de EEUU cumplan con un fallo definitivo del ârgano de Solución de Diferencias de la OMC, que ha declarado ilegal ese régimen de exenciones fiscales por constituir una competencia desleal para los exportadores europeos y de otros países. En una primera reacción, el Comisario europeo de Comercio, Pascal Lamy, ha expresado hoy su esperanza de que la Casa Blanca y el Congreso de EEUU eliminen esas subvenciones en el presente ejercicio fiscal y ha señalado que se revisará el asunto en otoño por si no hay avances y procede adoptar las represalias "antes de enero de 2004".

La autorización del ârgano de Solución de Diferencias de la OMC a la demanda de la UE sigue a la presentación por ésta, el pasado 23 de abril, de la lista definitiva de productos que Bruselas amenaza con sancionar con derechos de aduana de hasta un 100%. La lista se elaboró tras largas consultas de la Comisión con los operadores económicos de los Estados miembros para evitar o reducir en la medida de lo posible eventuales consecuencias negativas de esas represalias comerciales para la propia industria de los Quince.

Exenciones fiscales

En enero de 2002, la OMC falló en contra de Washington por considerar que ciertas exenciones fiscales, las llamadas Foreign Sales Corporation (FSC), están en contra de la normativa internacional y las equipara a los subsidios a la exportación.

Las FSC favorecen la fiscalidad de las compañías estadounidenses que operan en el exterior. En concreto, permite a los exportadores pagar entre un 15% y un 30% menos de impuestos, ya que exime de carga fiscal a los ingresos procedentes de exportaciones de bienes elaborados con al menos un 50% de productos estadounidenses.