La UE quiere impulsar las relaciones económicas con Washington

El ministro de Asuntos Exteriores de Grecia, Yorgos Papandreu, se pronunció ayer en favor de la redefinición de las relaciones transatlánticas, en pie de igualdad, tras considerar que la guerra de Irak constituyó un 'punto de inflexión' en el vínculo entre la Unión Europea (UE) y Estados Unidos.

Poco antes del inicio de la reunión informal de ministros de Exteriores de la UE en la isla de Rodas, Papandreu anunció que los países de la Unión 'vamos a iniciar un debate para que la UE se dote de una estrategia de seguridad y defensa, indispensable para nuestra política exterior, así como para nuestras relaciones entre la UE y EE UU'.

El encuentro de Rodas, que reúne a los ministros de los Quince junto con sus homólogos de los 10 países que entrarán en la Unión el 1 de mayo de 2004, estudiará cómo avanzar en el restablecimiento de las relaciones entre Bruselas y Washington tras la crisis iraquí.

Al respecto, un grupo de intelectuales estadounidenses y europeos, a quien Papandreu pidió un trabajo sobre el tema, creen que una de las vías para recomponer los dañados lazos europeo-estadounidenses pasa por negociar un nuevo impulso para un acuerdo global de liberalización comercial y de inversiones.

En el mismo sentido de buscar un nuevo consenso entre ambos lados del Atlántico se ha expresado el representante comercial de Estados Unidos, Robert Zoellick, quien ayer destacó en Berlín la existencia de intereses comunes entre su país y la UE. A su juicio, la posición de Alemania y Francia sobre Irak causó 'gran decepción y pesar' en Washington, pero dejó claro que 'hay un interés común' en el mantenimiento de las buenas relaciones comerciales.

Pero también ayer, el canciller alemán, Gerhard Schröder, planteó condiciones para revitalizar esa relaciones. 'Europa debe convertirse en un socio de EE UU que esté más seguro de sí mismo' para que la relación atlántica tenga 'un segundo pilar digno de ese nombre', dijo en Berlín.

Por otra parte, los ministros alcanzaron un 'acuerdo diplomático' para que sus encargados de negocios vuelvan a Bagdad. La decisión oficial será adoptada por la UE, que definirá la modalidad de ese retorno.