OPA vetada

Gas Natural, abocada a retirar la opa sobre Iberdrola tras el veto de la CNE

La Comisión Nacional de la Energía (CNE) ha decidido no autorizar la oferta pública de adquisición lanzada por Gas Natural sobre Iberdrola, según comunicó ayer el organismo regulador de los mercados energéticos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), con el voto en contra de tres consejeros. Con esta decisión, que supone el triunfo de las tesis más duras contra la opa, se cierra prácticamente el paso a la toma de control de la eléctrica por la gasística. Gas Natural, aunque podría recurrir el dictamen ante Economía, previsiblemente retirará la opa.

La CNE considera que la operación pone en peligro las inversiones en actividades reguladas del sector de gas y electricidad (transporte y distribución). La decisión de no autorizar la opa ha sido respaldada por seis de los nueve consejeros de la CNE, entre ellos el presidente del organismo regulador, Pedro Meroño.

También han votado a favor de vetar la operación los consejeros más próximos al PP, como María del Carmen Fernández, José Sierra y Javier Peón, ponente del citado informe, que ha sido además el líder de la posición más severa contra la estrategia de la empresa gasística. Y a favor de esa posición se sumaron el vicepresidente de la CNE, Fernando Martí, así como el independiente Carlos Duato.

IBERDROLA 11,42 2,56%
NATURGY 28,19 0,54%

Por el contrario, los dos consejeros próximos a CiU (Jordi Dolader y Sebastián Ruscalleda), así como Jaime González, del PSOE, se quedaron en minoría en su defensa de que la operación podría ser autorizada con condiciones. El resultado de la votación de ayer quedó, por tanto, como la de anteayer: seis votos contra la opa y tres votos a favor, con condiciones.

Esta última división del consejo, en la que el grupo de los que respaldaban la operación quedó en minoría, se produjo básicamente por el cambio de posición del presidente del organismo regulador, Pedro Meroño, quien además arrastró otro voto con él. Su postura evolucionó desde un sí con duras condiciones al no por el que finalmente ha optado. Medios consultados consideran que la tesis del Ministerio de Economía ha pesado en esa determinación.

Entre los argumentos esgrimidos por la CNE para vetar la operación se señala que el nuevo grupo podría desviar los ingresos obtenidos por las actividades que se financian con tarifas a otras áreas, por lo que se pondría en peligro la calidad del servicio. Este tema quería ser salvado por algunos consejeros con la fijación de avales a los compromisos de inversión. Esta condición, que ya en sí era dura, tampoco ha acabado por ser asumida como garantía del proceso inversor.

La CNE también estima que la empresa resultante tendría una posición de privilegio sobre sus competidores al disponer de más contratos de gas, materia prima que se utiliza en la generación de electricidad en las centrales de ciclo combinado. También se considera que contaría con ventajas para ofrecer precios en gas y en electricidad. No obstante, estos últimos argumentos forman parte del informe que la CNE prepara, a petición del Tribunal de Defensa de la Competencia, sobre el efecto de la operación en el mercado.

Por su parte, el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Rodrigo Rato, descartó ayer las intromisiones políticas y señaló que hacer debates de esas características en torno a la decisión de la CNE sobre la opa es 'un magnífico y claro error'. Según el titular de Economía, 'las decisiones de los reguladores son motivadas y, por tanto, la opinión pública va a tener elementos suficientes para juzgarlas'.

No obstante, esta decisión de la CNE abre un precedente hasta ahora inédito en operaciones de estas características. La comisión puso condiciones, pero no vetó, la fusión de Endesa e Iberdrola en el año 2000, al igual que el intento de compra de Cantábrico por parte de Fenosa. En ambos casos fue el Gobierno quien impidió la materialización de esos proyectos.

En el debate se ha constatado la fuerte politización de la comisión, ya que los consejeros se han alineado en función de sus tendencias políticas, lo que demuestra que los planteamientos técnicos fueron relegados a un segundo término. Medios consultados relacionan el resultado final con las reticencias de medios del Gobierno a que la empresa que podría resultar la más potente en el sector energético español fuese controlada por La Caixa. Repsol YPF se ha opuesto a la opa y no iba a acudir a la ampliación de capital de Gas Natural, por lo que se diluiría su presencia en el nuevo grupo.

Con el veto de la CNE parece que se va a evitar que el peso de la decisión recaiga en el Tribunal de Defensa de la Competencia, así como con posterioridad en el Consejo de Ministros.

Fuerte malestar entre los políticos catalanes

Varios miembros del Gobierno de CiU de la Generalitat de Cataluña y el alcalde socialista de Barcelona, Joan Clos, coincidieron ayer en considerar la decisión de la CNE como 'política'. El más contundente fue el consejero de Industria de la Administración catalana, Antoni Fernández Teixidó, que remarcó que el Gobierno central 'nunca ha visto con buenos ojos esta operación' y que 'las cartas estaban marcadas de antemano'. En un encuentro con empresarios, el consejero indicó que 'tenemos la percepción de que determinadas iniciativas están penalizadas porque no nacen donde, según algunos, deberían nacer'.

El consejero jefe de la Generalitat, Artur Mas, siguió en la misma línea, añadiendo que 'profesionalmente y técnicamente esta operación estaba bien planteada, pero las condiciones políticas que hay en este momento no favorecen que estas iniciativas puedan salir'. Incluso el consejero de Obras Públicas, Felip Puig, argumentó que 'no es de recibo que el dinero de los catalanes sea bueno para ahorrar y en cambio no lo sea para realizar compras en el mercado español en las mismas condiciones que el resto de compañías', informa efe.

Por su parte, el alcalde de Barcelona, Joan Clos, calificó de 'lamentable interferencia' el rechazo de la opa. 'Se trata de una lucha por el poder, que va en contra de la libre competencia de la empresa', añadió. Hay que recordar que el miembro de la CNE nombrado a instancias del PSOE ha votado a favor de la opa de Gas Natural.